domingo, 30 de enero de 2011

La Guerra de los Treinta Años






INTRODUCCIÓN

El siglo XVII será para Europa una etapa de crisis económica, social, política y religiosa. Se suceden las hambrunas, debidas a las malas cosechas, las epidemias y las guerras, tanto civiles como internacionales.
La primera mitad del siglo XVII estará protagonizada por la guerra de los Treinta años (1618-1648) en la que participarán la mayoría de las potencias europeas. La principal consecuencia de este conflicto fue la decadencia del imperio de los Habsburgo españoles que dejó de ser la principal potencia en Europa mientras la monarquía francesa establecía su hegemonía en el continente.

La guerra de los Treinta años (1618-1648)

Este conflicto comenzó como una lucha entre protestantes y católicos dentro del Sacro Imperio Romano-Germánico, y acabó como una conflagración general europea que decidiría entre la supremacía de la Casa de Habsburgo (que gobernaba en la Monarquía hispánica y en el Imperio) o la de la monarquía francesa.

La guerra se puede dividir en varias etapas con características diferentes:

• El período palatino (1618-1623)
La guerra comienza como un enfrentamiento por el trono de Bohemia entre el emperador Fernando II de Habsburgo (1578-1637) y Federico V (1596-1632) el príncipe del Palatinado, que era uno de los que tenían voto para elegir al emperador. Fernando II recibe el apoyo de los católicos dentro del Imperio y Federico, que es calvinista, el de los protestantes. Finalmente el emperador toma la corona de Bohemia, con la ayuda de los Habsburgo españoles, pues el rey de España Felipe IV (1605-1665) consideraba que era su obligación como rey defender la fe católica allá donde se viera amenazada.

• El período danés (1625-1629)
El rey Cristián IV (1577-1648) de Dinamarca (y Noruega) entra en el Imperio apoyando a los príncipes alemanes protestantes y se enfrenta a los Habsburgo austriacos y españoles defensores de los príncipes alemanes católicos. Finalmente es rechazado.

• El período sueco (1630-1635)
El rey de Suecia Gustavo II Adolfo (1594-1632), con la ayuda económica del primer ministro francés, el cardenal Richelieu , entra en guerra contra los príncipes católicos del Imperio, la Monarquía hispánica y Fernando II de Habsburgo. Los ejércitos suecos, unidos a los de los príncipes protestantes alemanes, logran sucesivas victorias, hasta la muerte del propio Gustavo Adolfo en combate.

• El período francés (1635-1648)
Ante la posibilidad de que Fernando II obtenga una victoria decisiva contra los protestantes dentro del Imperio y eso refuerce su poder y el de sus aliados, los Habsburgo españoles, Richelieu, el primer ministro francés, convence al rey Luis XIII (1601-1643) para que Francia se aliase con Suecia, los Países Bajos rebeldes (que estaban en guerra con la Monarquía hispánica desde 1566) y los protestantes alemanes.
Para debilitar desde dentro a la Monarquía hispánica, el cardenal Richelieu fomentó la sublevación de los catalanes y portugueses en 1640, descontentos ambos reinos de la preponderancia de los castellanos dentro de la Monarquía hispánica.
La revuelta de los catalanes causó la guerra de Separación de Cataluña (1640-1652) que se prolongará más allá del fin de la guerra de los Treinta años.
Igualmente la rebelión portuguesa se extendió más allá de la guerra de los Treinta años y duró hasta 1668 cuando, en el tratado de Lisboa, España reconoce la independencia de Portugal, a cambio de la cesión por los lusitanos de Ceuta, con la intención de seguir controlando los Habsburgo españoles el estrecho de Gibraltar.
La lucha contra Francia, los suecos, los protestantes alemanes, los Países Bajos rebeldes y las revueltas catalana y portuguesa fueron demasiado para la Hacienda real española, incapaz de contratar y pagar a los soldados profesionales suficientes para luchar contra todos sus enemigos. Las remesas de Indias , que desde el reinado de Felipe II habían pagado la política exterior y las guerras de España, habían menguado durante el siglo XVII debido al agotamiento de las minas americanas, y los impuestos que pagaban los pecheros castellanos no producían el suficiente dinero para sufragar los gastos del conflicto.
La guerra atraviesa toda Europa, acompañada en muchos lugares por la peste y el hambre, aunque Alemania es el país más dañado por ella, pues es por donde circulan la mayoría de los ejércitos, ello provoca la pérdida de gran parte de su población
Agotados los diferentes contendientes [=enemigos] por la larga lucha firmarán la Paz de Westfalia en 1648. En esos tratados la Monarquía hispánica reconoce la independencia de las Provincias Unidas de los Países Bajos, Francia consigue la región de Alsacia, Suecia se apodera de gran parte de la costa alemana del mar Báltico, y los pequeños estados de Brandeburgo y Prusia se unen bajo un mismo soberano.

Las consecuencias de la guerra de los Treinta años

• Este conflicto significó el paso en Europa de la hegemonía española a la francesa. Al no contar con la plata y el oro americanos, la monarquía española dejó de ser la más poderosa y fue sustituida como potencia principal por el reino de Francia, el más poblado de Europa, que poseía un mayor equilibrio económico entre agricultura, industria y comercio. Serán los reyes de Francia los que influyan en el resto de los soberanos europeos durante la segunda mitad del siglo XVII y buena parte del XVIII.
• La guerra de los Treinta años fue la última guerra de religión importante en Europa. En cada país su gobernante va a elegir la fe que debían seguir sus súbditos y no se va a meter en lo que hagan los soberanos vecinos. La unidad religiosa de Europa se rompe definitivamente; los estados del sur de Europa continuaran siendo católicos y los del norte de Europa seguirán con sus iglesias reformadas nacionales controladas por los gobernantes da igual que fueran luteranas (Dinamarca, Suecia, Brandeburgo…), calvinistas (Provincias Unidas, Escocia…) o la de Inglaterra.
• Desde entonces el concepto de religión como elemento que mantiene unidos a los súbditos con su señor va a perder fuerza frente al reforzamiento del poder de los reyes. Los súbditos obedecerán a sus soberanos por serlo, sin tener en cuenta su religión, y por encima del Papa o cualquier autoridad religiosa o política distinta del gobernante del territorio donde viva el súbdito.
• El reforzamiento del poder de los reyes irá unido a un cambio en el sistema de reclutamiento de tropas. Al principio de la guerra de los Treinta años, la mayoría de los contendientes usaron ejércitos de mercenarios , como venían haciendo desde finales del siglo XV, que causaron espantosos estragos sobre la población civil. Durante el conflicto, imitando a los suecos, los reinos más importantes empezaron a reclutar, entrenar y equipar a tropas procedentes de su propia población, con lo que aumentó el número de soldados en cada ejército, y su disciplina para obedecer órdenes, como la de no excederse con la población civil. Ejércitos más numerosos que seguían mejor las instrucciones que se les daban significaba un aumento en el poder de los reyes, pues disponían del instrumento más poderoso para hacer cumplir su voluntad.
• Como resultado de la paz de Westfalia surgirá en Europa la república de las Provincias Unidas de los Países Bajos, mientras el resto de los estados europeos van a ser monarquías absolutas, salvo la monarquía parlamentaria de Inglaterra (producto de las revoluciones inglesas).
• En la paz de Westfalia también se establecerán unas fronteras territoriales permanentes para muchos de los países que participaron en la guerra, respetadas por otros países europeos.
• Otra cosa que cambiará en la política europea es que frente a los imperios que incluían varias lenguas y pueblos, como los de los Habsburgo austriacos y españoles, adquieren más importancia los estados que se identifican con una nación concreta, definida por su lengua y cultura. Por ello el poder del Emperador pasa a ser casi simbólico, es decir que sólo puede recaudar impuestos, dictar leyes, reclutar tropas, nombrar jueces, etcétera, dentro de las tierras de la dinastía de los Austrias, pero no en el resto de los estados que forman el Sacro Imperio
• En el norte de Europa el reino de Suecia se convertirá en la potencia más importante durante la segunda mitad del siglo XVII.

Tras la paz de Westfalia, más guerra

Tras la paz de Westfalia (1648) la monarquía francesa y la española seguirían en guerra más de un decenio hasta la paz de los Pirineos en 1659 a la que se llegó por agotamiento de ambos contendientes. Mientras ambos reinos continuaban las hostilidades en España continuaban las revueltas catalana y portuguesa. Mientras, en Francia, se produjo una revuelta de la nobleza y de los parlamentos tras la muerte de Luis XIII y Richelieu. Esta rebelión, la Fronda (1648-1653), iba dirigida contra la reina madre, la regente del rey niño Luis XIV, y pretendía recortar los poderes del monarca lo mismo que el Parlamento inglés estaba haciendo con Carlos I, pero no tuvo éxito.
En la paz de los Pirineos de 1659 España cedía a Francia el Rosellón y otros territorios catalanes, así como Artois y varias ciudades fronterizas de los Países Bajos españoles. Además para reforzar el acuerdo se acordó una futura boda entre Luis XIV (1638-1715) y la infanta María Teresa, hija del rey de España Felipe IV, la cual renunciaba a sus derechos sobre el trono de España a cambio de una dote de medio millón de escudos de oro, que no se llegó a pagar, por tanto Luis XIV, a través de su esposa, mantendría sus derechos al trono español.
Fue en el año 1661 cuando Luis XIV comenzó a gobernar de forma absoluta sin primer ministro, valido o favorito .

ACTIVIDADES DEL TEMA
(Responda debajo de las preguntas)

1. ¿Por qué el siglo XVII fue una mala época para vivir?


2. ¿En qué cuatro etapas ha sido dividida la guerra de los Treinta años?


3. ¿Por qué luchaban Fernando II de Habsburgo y Federico V príncipe del Palatinado?


4. ¿Por qué Felipe IV ayudó a Fernando II?


5. ¿Quiénes fueron los aliados de Francia cuando entró en la guerra de los Treinta años?


6. ¿Quién fomentó la sublevación de los catalanes contra el gobierno de Felipe IV?


7. ¿Por qué la monarquía española deseaba quedarse con Ceuta tras la separación de Portugal?


8. ¿Qué otras fuentes de ingresos habían tenido los reyes de la Monarquía hispánica hasta el siglo XVII, además de los impuestos pagados por sus súbditos en la península ibérica?

9. ¿Por qué la población alemana fue la más dañada por la guerra de los Treinta años?


10. ¿Qué país fue reconocido por la Monarquía hispánica en la Paz de Westfalia?


11. ¿Quiénes formaban los ejércitos que lucharon en la guerra de los Treinta años?


12. ¿Qué dos estados europeos del siglo XVII NO eran monarquías absolutas?


13. ¿Qué edad tenía Luis XIV cuando se convirtió en rey de Francia?


14. ¿Qué fue la Fronda?


15. ¿Qué boda se pactó en la Paz de los Pirineos? ¿Cuál fue la dote de la novia?


16. ¿Cuándo comenzó Luis XIV a gobernar de forma directa? ¿Qué edad tenía entonces

No hay comentarios:

Publicar un comentario