miércoles, 30 de enero de 2019

Alexander the Great (All Parts)

Alexander the Great (All Parts)

El imperio universal de Carlos V


EL IMPERIO UNIVERSAL DE CARLOS V



PRESENTACIÓN

Carlos I y su hijo Felipe II gobernaron un gran imperio durante el siglo XVI, que se extendió por Europa y América. Paralelo al desarrollo del Imperio surgió un sentimiento de comunidad entre los súbditos peninsulares de estos monarcas, los españoles. Junto al poder político fue esta una etapa de crecimiento económico y cultural. Por ello a Carlos y Felipe se les llama Austrias Mayores, para distinguirlos de sus sucesores los Austrias Menores (Felipe III, Felipe IV y Carlos II) bajo cuyos gobiernos el Imperio se fue debilitando, la economía se hundió y se vivió la Edad de Oro del arte español antes de entrar en una larga etapa de decadencia.



LA HERENCIA

Carlos (1500-1558), el hijo mayor de Juana I de Castilla (1479-1555) y de Felipe I de Habsburgo (1478-1506), recibió una gran herencia a partir de los seis años:

De su padre Felipe el Hermoso heredó:

Los dominios de su abuela paterna María de Borgoña en 1506: Luxemburgo, el Franco Condado y Flandes (también conocido como los Países Bajos).

Las tierras de la Casa de Austria o Habsburgo tras la muerte de su abuelo paterno el emperador Maximiliano de Habsburgo [1493-1519].



De su madre Juana la Loca heredó:

Los territorios de sus abuelos maternos, los Reyes Católicos, a la muerte de Fernando de Aragón en 1516. Estos incluían Castilla (con Granada), Navarra, la Corona de Aragón, Sicilia, Nápoles, Cerdeña, los presidios norteafricanos y los dominios en América. En todos estos países fue nombrado rey con el nombre de Carlos I al ser el primero de ese nombre.



En 1519 logró ser elegido emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico con el título de Carlos V, al haber sido precedido por otros cuatro emperadores con ese nombre[1].

Más tarde conquistó la región del Milanesado en el norte de Italia.

En 1527 su hermano Fernando de Habsburgo (1503-1564) se convirtió en rey de Bohemia y Hungría pasando a ser su fiel vasallo.



Los títulos de Carlos los podemos leer en esta pragmática o edicto que, ya como emperador, en febrero de 1521, promulgó contra los Comuneros en la ciudad alemana de Worms:

“Don Carlos por la gracia de Dios Rey de Romanos Semper Augusto.

Doña Juana su madre y el mismo Don Carlos por la misma gracia Reyes de Castilla, de León, de Aragón, de las dos Sicilias, de Jerusalén, de Navarra, de Granada, de Toledo, de Valencia, de Galicia, de Mallorca, de Sevilla, de Cerdeña, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de los Algarves, de Algeciras, de Gibraltar, de las Islas de Canarias, de las Indias islas y tierra firme del Mar Océano, Condes de Barcelona, señores de Vizcaya y de Molina, Duques de Atenas y de Neopatria, Condes de Rosellón y de Cerdaña, Marqués de Oristán y de Gorciano, Archiduques de Austria, Duques de Borgoña y de Brabante”.



EL PROYECTO IMPERIAL

Carlos V se veía a sí mismo como el representante de Dios (“vicarius Dei”) en la Tierra. Su función como emperador era conseguir que se estableciese la paz general entre todos los cristianos, y todos juntos emprender una nueva cruzada contra los turcos otomanos y recuperar finalmente Jerusalén. Esta idea de “monarquía universal” convenía a Carlos V porque unía en un imperio supranacional todos los territorios que le debían obediencia directa y que sólo le tenían a él como elemento común. Este compromiso de Carlos V con la unidad de la Cristiandad católica europea hizo que descuidara los asuntos peninsulares y que no prestara atención a la creación del imperio americano que sucedió precisamente bajo su reinado (conquista de México por Hernán Cortés en 1521, conquista de Perú por Francisco Pizarro en 1533), sin embargo, el oro y la plata que empezaron a llegar en gran cantidad de las Indias fueron fundamentales para poder pagar sus planes imperiales. Asimismo, fue Castilla el reino que más dinero aportó en forma de impuestos a sus empresas ultrapirenaicas.



LAS DIFICULTADES INTERNAS (1520-1523)

Cuando en 1517 llegó a la península ibérica tras la muerte de Fernando el Católico, Carlos I era un muchacho criado en Flandes, separado de su madre desde niño, y que apenas sabía hablar castellano. En los meses que permaneció en Castilla quedó claro que su prioridad era conseguir la sucesión al trono del Sacro Imperio tras la muerte de su abuelo Maximiliano de Habsburgo. El Emperador no era nombrado siguiendo una sucesión dentro de una familia, sino que era elegido por siete príncipes electores del Sacro Imperio. Carlos I competía por el trono imperial con el rey de Francia Francisco I (1494-1547), y para conseguir la elección sobornó a los príncipes electores con inmensas cantidades de dinero prestadas por la banca de los Fugger como dice esta carta de Jakob Fugger el Rico dirigida a Carlos V:

“Sin mi ayuda, Vuestra Majestad Imperial nunca habría podido obtener la corona imperial, según puedo probar con escritos de puño y letra de los delegados de Vuestra Majestad.

Yo no he buscado mi interés personal, ya que, si hubiese querido abandonar la casa de Austria y favorecer a Francia, habría obtenido dinero y beneficios, tal como me lo propusieron. Los perjuicios que esto le hubiera causado a Vuestra Majestad Imperial y a la casa de Austria, Vuestra Majestad los podrá juzgar con vuestro hondo juicio.”



Por todo lo anterior Carlos necesitaba grandes cantidades de dinero, y por ello antes de abandonar la península ibérica y partir hacia Alemania en 1520, donde le esperaban  para coronarle emperador, reunió unas cortes entre Santiago de Compostela y A Coruña/La Coruña para conseguir aún más dinero de sus súbditos castellanos.

Tras la partida de Carlos I se produjeron sublevaciones en el reino de Castilla (Comunidades) y de Aragón (Germanías).

Las Comunidades (1520-1521) fueron varias ciudades castellanas de ambas mesetas (Toledo, Segovia, Ávila, Burgos…) que se rebelaron contra el gobierno real. Los revoltosos eran artesanos, comerciantes, miembros del bajo clero y algunos hidalgos[2]. Los comuneros pedían que el rey nombrase a nobles castellanos para los cargos de gobierno de Castilla y no a nobles flamencos, que habían llegado acompañando a Carlos desde Flandes; que el dinero recaudado en Castilla se gastase en Castilla, y que se respetasen los derechos al trono de la reina madre Juana I de Castilla que estaba encerrada en un castillo. Lo anterior se ve en estas peticiones de los Comuneros de Burgos en 1520:

“2. Que, de conformidad con las leyes y ordenanzas del reino y con las antiguas costumbres, Su Majestad no conceda oficio ni beneficio ni mando ni pensión ni carga a los extranjeros, sino sólo a los castellanos nacidos y residentes en el reino […].

5. Que de ningún modo se pague a los extranjeros tipo alguno de suma en sus reinos […]; que Su Majestad empiece por atribuir las cargas y las pensiones de sus reinos a los castellanos antes de utilizarlas con algún otro fin.”



Los nobles castellanos más importantes, temiendo que los rebeldes se volviesen contra ellos, formaron un ejército y derrotaron a los rebeldes en la batalla de Villalar (1521). Al día siguiente sus principales dirigentes, Padilla, Bravo y Maldonado fueron decapitados.



En la Corona de Aragón la revuelta, llamada Germanía, transcurrió de 1519 a 1523. Sucedió en Valencia y Mallorca. Esta era una lucha social que enfrentaba a los artesanos y comerciantes, aliados a los pequeños campesinos, contra los nobles latifundistas. Los burgueses pedían poder acceder a los cargos municipales reservados a los nobles, y los campesinos querían que se redujesen los arrendamientos. Durante las luchas en Valencia los agermanados obligaron a bautizarse a los mudéjares que vivían en las tierras de los nobles. Finalmente, la rebelión fue aplastada por la nobleza principal.



El resultado de estas revueltas fue que, durante el resto de su reinado, Carlos I prestó más atención a la península ibérica, aprendió castellano, y buscó más el apoyo de su nobleza. De hecho, Carlos permitió a los nobles en las coronas de Castilla y Aragón mantener su poder económico como los mayores propietarios de tierras y ganados, sobre todo lanar, y también mantuvieron su poder como jueces dentro de sus feudos. Además, se mantuvo la exención del pago de impuestos para la nobleza y el clero. Quienes pagaron los impuestos que necesitaba Carlos I para sus planes imperiales fueron los villanos castellanos. Estos estaban representados en unas asambleas llamadas Cortes castellanas formadas por dieciocho ciudades “privilegiadas” que fueron convocadas quince veces. Cada vez que se reunieron las Cortes se aprobaron nuevos impuestos para el rey, los cuales fueron pagados sobre todo por los campesinos, pues muchas veces los burgueses lograron evitar ser pecheros -contribuyentes-.



LOS CONFLICTOS EXTERIORES

El proyecto de monarquía universal de Carlos V fracasó debido a la oposición que encontró dentro y fuera de la Cristiandad. Por un lado, su concepto de Imperio, que venía de la Edad Media, chocó con las naciones que empezaban a surgir. Los franceses, los ingleses, los alemanes empezaban a desarrollar la conciencia de pertenecer a una grupo más específico que la Cristiandad, la nación, en el cual…………………………….



[1] El nombre Carlos en español procede del nombre alemán Karl.
[2] Los hidalgos eran los nobles más numerosos. No eran ricos, algunos incluso eran pobres. La mayoría no tenían vasallos y para ganarse la vida trabajaban sus tierras, se enrolaban en el ejército o se convertían en funcionarios de la administración real.

El Berlín de los años veinte

Ciudades del pecado - Berlín años veinte

martes, 29 de enero de 2019

La economía y la sociedad bajo los Reyes Católicos


ECONOMÍA Y SOCIEDAD BAJO LOS REYES CATÓLICOS



La economía de Castilla y Aragón durante el reinado de los Reyes Católicos continuó con las mismas características que había tenido durante la Baja Edad Media. La base de la economía eran la agricultura y la ganadería, a las que se dedicaba la mayoría de la población peninsular. En las ciudades existían actividades artesanales y comerciales.



LA ECONOMÍA DE CASTILLA

La economía castellana tenía como base la producción agrícola de la que dependían los campesinos que formaban el grueso de la población. Sin embargo, era la ganadería ovina la principal fuente de riqueza. La lana de las ovejas merinas de Castilla era exportada a los mercados de Flandes e Inglaterra a través de los puertos del Cantábrico (Bilbao, Santander), y los dueños de los rebaños obtenían grandes beneficios de su venta.

Los propietarios de los rebaños ovinos eran miembros de la gran nobleza, obispos, abades, órdenes militares… Estos ganaderos se agrupaban en el Honrado Concejo de la Mesta, una organización que fue favorecida por Isabel y Fernando, pues los reyes cobraban impuestos por la exportación de lana, así que cuanto más se enriqueciesen los miembros de la Mesta más lo harían los monarcas. Es por lo anterior que los Reyes Católicos aprobaron leyes que daban ventaja a los ganaderos y sus rebaños sobre los campesinos y sus campos de cultivo, pues esas leyes permitían pastar a las ovejas en terrenos que así no podían usar los agricultores. Lo anterior tuvo dos efectos:

Por una parte, aumentó la producción lanera y con ella las cantidades recaudadas por los reyes con sus impuestos.

Por otro lado, al limitarse las tierras disponibles para la producción de alimentos la población tuvo dificultades para autoabastecerse y hubo que traer trigo de otros reinos fuera de Castilla.



Debido a que casi toda la lana castellana era vendida en ciudades fuera de la península ibérica, en  las ciudades castellanas no se afianzó una burguesía fuerte, como sí lo hizo en Flandes, Italia, las tierras alemanas, Francia o Inglaterra, pues el principal trabajo de los artesanos en las ciudades de aquella época era el tejido de telas, y esto se hacía muy difícil en Castilla porque la mayor parte de la materia prima, es decir la lana, era vendida en el extranjero.

Al mismo tiempo, el reino de Castilla se benefició del comercio con las tierras americanas recién descubiertas[1], desde donde empezaron a llegar oro y plata a cambio de productos fabricados en Europa (armas, herramientas, trajes…), pero casi todo este comercio se concentró en la ciudad de Sevilla.

LA ECONOMÍA DE LA CORONA DE ARAGÓN

En la Corona de Aragón los efectos de la crisis de la Baja Edad Media (siglos XIV y XV) se hicieron notar más tiempo que en Castilla. Los diferentes territorios de la Corona de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia, Mallorca) tenían diferentes problemas.

En Cataluña, a comienzos del reinado de Fernando, había una guerra entre los señores feudales y sus campesinos a causa de una serie de costumbres llamadas los “malos usos”, que los señores habían impuesto a sus vasallos para recuperar los ingresos que habían perdido a causa de la Peste Negra. Los seis “malos usos” eran:

Remensa: El pago que debía hacer un siervo para recuperar su libertad de movimientos y poder abandonar las tierras de su señor.

Arsia: Si se producía un incendio o una catástrofe en las tierras que trabajaba el campesino debía compensar al señor feudal por lo que hubiese perdido.

Firma de spolii: El padre de una novia debe pagar unos derechos de boda al señor feudal.

Cugucia: Si una mujer era adúltera perdía la dote que había aportado al matrimonio quedándosela el señor feudal.

Intestia: Si un campesino moría sin haber hecho testamento, su señor feudal tenía derecho a quedarse con una buena parte de sus bienes.

Exorchia: Si un campesino moría sin descendencia, el señor podía apropiarse de parte de sus posesiones.



Fernando de Aragón solucionó el problema de los remensas[2] actuando como un rey feudal: juzgó como árbitro las disputas entre los campesinos y sus señores en 1486 y sentenció una solución, llamada la Sentencia Arbitral de Guadalupe, porque el lugar donde el rey aprobó el documento fue en el monasterio de Guadalupe en Extremadura. La estancia del rey en el monasterio de Guadalupe en 1486 coincidió con la presencia de Cristóbal Colón buscando financiación para su viaje a América.

En la sentencia de Guadalupe Fernando II permitía a los campesinos catalanes pagar a sus señores una cantidad de dinero para que en el futuro ya no existiesen los “malos usos”.

Tras solucionar, en parte, los problemas de la agricultura catalana Fernando promulgó leyes para favorecer el comercio, la navegación y la industria; así, por ejemplo, se impusieron aranceles[3] a la importación de tejidos de lana.

En el reino de Aragón la agricultura y la ganadería era prácticamente las únicas actividades económicas y el poder de los señores feudales sobre sus tierras y vasallos se reforzó.

El reino de Valencia fue el que se recuperó más rápidamente de la crisis económica de la Baja Edad Media. El puerto de Valencia se convirtió otra vez en un gran centro comercial del Mediterráneo a finales del siglo XV.



LA SOCIEDAD BAJO LOS REYES CATÓLICOS

Durante el reinado de los Reyes Católicos la sociedad en las coronas de Castilla y Aragón siguió siendo lo que había sido durante la Edad Media.

Por un lado, estaban los estamentos privilegiados, la nobleza y el clero, que no pagaban impuestos y eran dueños de la mayor parte de la tierra cultivable dentro de los reinos.

Por otro lado, estaba el estamento no privilegiado llamado tercer estamento, tercer estado o estado llano, los plebeyos o villanos. Los miembros del tercer estamento eran en su inmensa mayoría campesinos, y también lo formaban los habitantes de la ciudad que no eran nobles ni clérigos, es decir los mercaderes, artesanos y trabajadores urbanos de todo tipo.

En los años en los que reinaron Isabel de Castilla y Fernando de Aragón la inmensa mayoría de la población de sus territorios eran campesinos. Sin embargo, no todos los campesinos eran iguales:

En la mitad sur peninsular (Andalucía, Extremadura, La Mancha) la mayoría de los campesinos eran peones o jornaleros, es decir campesinos sin tierras que trabajaban unos pocos meses al año en las grandes propiedades agrícolas de la nobleza para las labores de temporada (siembra, cosecha…).

En las regiones al norte del río Duero y del río Ebro abundaban los campesinos que eran propietarios de terrenos pequeños o medianos. Los medianos campesinos propietarios de tierras llevaban una vida digna y participaban en la sociedad de las aldeas y pequeñas ciudades al lado de los hidalgos, los nobles menos importantes.

Durante sus años de reinado los Reyes Católicos quitaron a la nobleza de Castilla y Aragón todo su poder político, de manera que las decisiones que tomaban los reyes no contaban con los deseos de los miembros de la nobleza. Los nobles dejaron de intentar quitarle poder a los reyes para convertirse en sus ayudantes. Por eso los Reyes Católicos permitieron que la nobleza continuara siendo el grupo social más importante y más rico.

Los nobles eran dueños de la mayor parte de la tierra cultivable en los reinos de Castilla y Aragón recibiendo grandes cantidades de dinero de los pecheros[4] que trabajaban sus tierras. El estilo de vida de la nobleza se basaba en un consumo excesivo. La vida de lujo de los nobles no sólo consistía en disfrutar de comodidades sino también en mostrar al resto de los miembros de la sociedad lo ricos y poderosos que eran. Es por lo anterior que los nobles, además de sus castillos en el campo, mandaban construir palacios en todas las ciudades donde vivían algún tiempo durante el año. Además, los nobles pagaban la construcción de iglesias en las ciudades donde residían, e incluso de universidades como hizo el primer duque de Osuna en la ciudad del mismo nombre.

Como ningún noble quería ser menos que los demás muchas veces gastaban más de lo que ganaban y tenían que acabar pidiendo préstamos. La garantía de la devolución de esos préstamos solían ser las tierras que poseían, y si no podían devolver el dinero que habían pedido perdían sus tierras.

Para evitar que los nobles de Castilla y Aragón se empobrecieran los Reyes Católicos establecieron en 1505 un derecho llamado Mayorazgo: el primogénito de una familia de la nobleza sucedería a su padre en todos los bienes que dejaba, con la condición de no venderlos ni repartirlos para que los heredara el próximo primogénito. Así el patrimonio[5] familiar sólo podría crecer. De esa forma la costumbre sería que el hijo mayor de una familia nobiliaria heredaría el mayorazgo, el segundo hijo se incorporaría al nuevo ejército profesional de los reyes y el tercer hijo, si lo hubiera, estaría destinado a una carrera religiosa, como sacerdote, monje, fraile, obispo, arzobispo, cardenal…

Los nobles continuarían pidiendo préstamos, pero ya no podrían quitarles sus tierras si no devolvían a tiempo el dinero. Para conseguir dinero en metálico los nobles buscaron trabajo en la corte de los reyes como diplomáticos, generales, oficiales del ejército, funcionarios de la administración real…





1.      ¿A qué actividades económicas se dedicaba la mayoría de la población peninsular?

2.      ¿Qué actividades económicas existían en las ciudades peninsulares?

3.      ¿A dónde se exportaba la lana castellana de las ovejas merinas?

4.      ¿Por qué en el reino de Castilla la ganadería suponía un perjuicio para la agricultura?

5.      ¿Quiénes formaban la Mesta?

6.      ¿Qué factor/elemento favoreció la economía castellana tras el descubrimiento de América?

7.      ¿Qué producto debía pagar aranceles para introducirlo en la Corona de Aragón desde otro reino?

8.      ¿Cuál de los reinos de la Corona de Aragón superó antes la crisis de la Baja Edad Media?

9.      ¿Cuándo fue promulgada la Sentencia Arbitral de Guadalupe?

10. ¿Qué establecía Fernando II en la Sentencia de Guadalupe?

11. Rellena el siguiente cuadro con los seis “malos usos”. Escribe los “malos usos” en orden alfabético y di en qué consistía cada uno.



12. ¿Cuáles eran los estamentos privilegiados en Castilla y Aragón? ¿En qué basaban su riqueza?

13. ¿Quiénes formaban el grupo social más numeroso en los reinos de Castilla y Aragón?

14. ¿Dónde abundaban más los pequeños y medianos labradores?

15. ¿Dónde eran más abundantes los campesinos sin tierras?

16. ¿En qué consistía el mayorazgo?

17. ¿Quiénes eran los pecheros?




18. Busca en la tabla a cuanto ascendía la población de la Corona de Castilla en 1530.

19. Busca en la tabla cuantos habitantes tenía la Corona de Aragón en 1530.

20. ¿Cuántas personas formaban la población de Andalucía en 1530?



[1] Los habitantes de la Corona de Aragón se encontraron con limitaciones legales para comerciar con o para emigrar a América.
[2] Los campesinos catalanes.
[3] Arancel es un sinónimo de aduana. El arancel es una tarifa que se ha de pagar por las mercancías que pasan la frontera de un país a otro.
[4] Pechero: Se llamó así, a partir de la Baja Edad Media (siglos XIV y XV), en la península ibérica, a un súbdito que estaba obligado a pagar rentas o tributos al rey o a un señor feudal.
[5] El patrimonio es el conjunto de bienes que una persona hereda de sus ascendientes (padres, abuelos, bisabuelos…).


IDEAS PARA FUTURAS AMPLIACIONES
ilustraciones de La Celestina, Calixto y Melibea
primera edición del Amadís de Gaula

Preguntas prueba oral


PRUEBA ORAL SOBRE LA PREHISTORIA A PARTIR DEL LIBRO DE LA EDITORIAL ALGAIDA

1.      ¿Cómo se llama el proceso evolutivo que produjo a los seres humanos?

2.      ¿Qué es un homínido?

3.      ¿Qué es el pensamiento abstracto?

4.      ¿Cuándo surgieron los humanos actuales?

5.      ¿Qué especie supuso el inicio de la evolución del género Homo?

6.      ¿Por qué el Homo habilis recibe ese nombre?

7.      ¿En qué continente apareció el género Homo?

8.      ¿Qué defiende Charles Darwin en El origen de las especies?

9.      Nombra los cambios físicos que experimentaron los miembros del género Homo durante el proceso de hominización.

10. ¿En qué favoreció a los miembros del género Homo la diferencia entre pies y manos?

11. ¿En qué favoreció a los miembros del género Homo la reducción del tamaño de la mandíbula y del maxilar?

12. ¿En qué favoreció a los miembros del género Homo el bipedismo?

13. ¿En qué favoreció a los miembros del género Homo el desarrollo del aparato fonador?

14. ¿Cuál era la capacidad craneal del Australopithecus?

15. ¿Cuál es la capacidad craneal del Homo sapiens sapiens?

16. ¿Cuándo apareció el Homo neanderthalensis?

17. ¿Cuándo comenzó el Paleolítico?

18. ¿Cuándo terminó el Paleolítico?

19. ¿Qué marcó el inicio del Paleolítico?

20. ¿Qué marcó el final del Paleolítico?

21. ¿Qué significa la palabra Paleolítico?

22. ¿Qué especie humana fue la más común en el Paleolítico medio?

23. ¿Qué es una lasca?

24. ¿Para qué se usaban los huesos o astas de animales en el Paleolítico superior?

25. ¿Por qué los primeros humanos eran carroñeros?

26. ¿Cómo es una economía depredadora?

27. ¿Qué especie humana controló el fuego?

28. ¿Qué es un clan?

domingo, 27 de enero de 2019

La conquista y la organización de la América hispánica

http://julionationalgeographic.blogspot.com/2017/03/la-conquista-de-mexico-por-cortes-1519.html

http://julionationalgeographic.blogspot.com/search?updated-max=2017-03-14T13:06:00-07:00&max-results=7&start=35&by-date=false

LA CONQUISTA Y ORGANIZACIÓN DE LA AMÉRICA HISPÁNICA



1.      Introducción

2.      ¿Cuándo se produjo la conquista de América por los españoles?

3.      La conquista de América (1492-1573)

A.             La etapa de los Descubrimientos (1492-1519)

B.              Las conquistas de México y el Perú (1519-1535)

C.              Otras expediciones de descubrimiento y conquista (1535-1573)

4.           ¿Quiénes eran los Conquistadores?

5.           ¿Por qué los Conquistadores tuvieron éxito en sus expediciones militares?

6.           La organización de los territorios conquistados



1.      Introducción

Durante el reinado de Carlos I (1500-1558) sucedió un acontecimiento decisivo en la Historia de la Humanidad: la conquista y colonización[1] de gran parte del continente americano por europeos.

Las conquistas realizadas por los castellanos durante las década centrales del siglo XVI pusieron en contacto de forma directa las civilizaciones y formas de vida americanas con las de los europeos del Renacimiento, y les mostró a estos últimos la amplitud de la especie humana, como ésta excedía los límites que le habían puesto durante la Edad Media; y al romperse los límites físicos del Viejo Mundo también se produjo una ruptura de las fronteras del pensamiento, lo que ayudó al nacimiento de la nueva mentalidad humanística.



2.      ¿Cuándo se produjo la conquista de América por los españoles?

Podemos distinguir tres etapas que serían:

Desde la llegada de Colón hasta el inicio de la expedición de Cortés (1492-1519).

La conquista del imperio de los aztecas por Cortés y del imperio del Inca por Pizarro (1519-1535).

Las expediciones de conquista menores (1535-1573).



3.      La conquista de América (1492-1573)



A.  La etapa de los Descubrimientos (1492-1519)

Durante los tres primeros decenios Colón y otros descubridores exploraron las islas del Caribe (San Salvador, La Española, Cuba…) y las costas de Centroamérica (Panamá). Tras su descubrimiento estas tierras fueron conquistadas y colonizadas por los castellanos. Esta primera etapa fue fundamental para que los europeos comenzaran a adaptarse al clima americano y se acostumbraran a las nuevas especies animales y vegetales, así como a las culturas desconocidas que encontraron.



B.  Las conquistas de México y el Perú (1519-1535)

La conquista del imperio de los aztecas fue dirigida por Hernán Cortés (1485-1547), un hidalgo castellano. En 1519 desembarcó en territorio mexicano y fundó la ciudad de Veracruz. Allí fue confundido por los embajadores aztecas con Quetzalcóatl[2], lo que le permitió llegar hasta la capital de estos, México-Tenochtitlán, y tomar como rehén al emperador Moctezuma. Tras unos meses de convivencia en la capital entre aztecas y castellanos se produjo una sublevación de la que resultó la muerte de Moctezuma. Los hombres de Cortés debieron huir en la Noche Triste[3] de la ciudad en el lago, y a los pocos días lograron, de milagro, derrotar a los aztecas en la batalla de Otumba (1520). En ese momento Cortés llegó a la conclusión de que la única manera de vencer a los aztecas era destruir su capital; para ello reunió un ejército de cientos de miles aliados indígenas (totonacas, tlaxcaltecas…), con los cuales echó abajo Tenochtitlán hasta lograr la rendición incondicional de Cuauhtémoc, el último emperador azteca, en 1521. Sobre las ruinas de México-Tenochtitlán Cortés mandó levantar la actual Ciudad de México. El siguiente texto pertenece a una carta enviada por Hernán Cortés al emperador Carlos V fechada en el 15 de mayo de 1522:



“Al amanecer, llegaron al campamento quince ballesteros y escopeteros, y cincuenta hombres de espada y rodela[4], y siete u ocho de a caballo; y cuando ellos llegaron, los de la ciudad[5], en canoas y por la calzada, peleaban contra nosotros; y tanta era la multitud que por el agua y por tierra que no veíamos sino gente. Y con los tiros y con los de caballo les hicimos tanto daño, que casi los encerramos hasta las primeras casas de la ciudad. Como los bergantines no podían pasar, andaban en canoas y nos hacían daño con flechas y varas que nos tiraban a la calzada. Entonces, hice romper un pedazo de ella junto a nuestro campamento, e hice pasar de la otra parte cuatro bergantines que pelearon con las canoas, capturaron algunas, y quemaron muchas casas del arrabal[6]”.



Tras la destrucción de la antigua capital azteca todos los territorios del imperio pasaron a ser dominio castellano. Desde esa zona partieron expediciones contra los mayas de la península de Yucatán y contra otras zonas de Centroamérica encabezadas por lugartenientes de Cortés como Pedro de Alvarado (1485-1541).



En 1532 Francisco Pizarro (1475-1541), un hidalgo extremeño que era pariente lejano de Cortés, y su socio Diego de Almagro, emprendieron la conquista del imperio del Inca. Los conquistadores españoles encontraron el imperio dividido por una guerra civil a la muerte del Inca Huayna Cápac, causada por la viruela. Cuando Pizarro se encontró en la ciudad de Cajamarca con el Inca Atahualpa éste ya había derrotado y aprisionado a su hermano Huáscar. En Cajamarca los conquistadores castellanos, siguiendo el ejemplo de Cortés, tomaron prisionero al Inca como nos cuenta Francisco de Jerez[7] en su libro de 1534:

“Pizarro, acompañado solamente de cuatro hombres, cruzó en medio de los indios para llegar a la altura del inca Atahualpa. Sin el más pequeño temor, Pizarro le cogió el brazo izquierdo. En ese momento se escucharon las descargas de la artillería y el sonido de las trompetas. Desde que los indios vieron galopar los caballos, casi todos abandonaron la ciudad atemorizados, pero los caballeros españoles les atraparon y ejecutaron.

Pizarro se acercó a su prisionero y le dijo palabras para consolarle: No sientas vergüenza por haber sido vencido y hecho prisionero, los cristianos que yo dirijo son poco numerosos, pero con ellos he sometido a la obediencia de mi Señor, el rey de España, a príncipes más poderosos que tú. Nosotros hemos venido por orden suya a conquistar este país y para que todos puedan conocer el Dios y la santa fe católica”.



Para lograr la libertad Atahualpa ofreció un rescate inmenso en oro y plata. De todo su imperio llegaron objetos fabricados con metales preciosos para realizar el pago. Sin embargo, tras realizarse la transacción Pizarro y sus oficiales juzgaron al Inca por numerosas acusaciones, incluida el haber mandado asesinar a su hermano Huáscar mientras él estaba prisionero. Fue encontrado culpable y condenado a la hoguera, pero, como los creían que era necesario momificar los cadáveres para obtener la vida eterna, Atahualpa se dejó bautizar para que el método de ejecución fuera el garrote.

En 1535 Francisco Pizarro fundó la ciudad de Lima para sustituir a Cuzco como capital de los territorios que había conquistado. La antigua capital inca se encontraba muchos kilómetros tierra adentro en el altiplano andino, y la nueva capital necesitaba tener puerto para conseguir una comunicación rápida por barco con Europa.




Sebastián de Belalcázar o de Benalcázar (1480-1551), originario de la provincia de Córdoba, cofundó en 1534 con Almagro Santiago de Quito y fundó Santiago de Guayaquil en 1535.

Tras la conquista del Perú Diego de Almagro (1475-1538) se dirigió a conquistar Chile y tuvo que luchar contra el pueblo de los araucanos. Tras el fracaso de Almagro fue Pedro de Valdivia (1497-1553) el que logró apoderarse del norte de Chile tras explorar el territorio hasta el estrecho de Magallanes. En 1541 Valdivia fundó Santiago de la Nueva Extremadura, pero la conquista no estaba asegurada y acabó muriendo en lucha contra los araucanos.

Álvar Núñez Cabeza de Vaca (1500-1560) participó en una exploración que se inició en Florida. Tras extraviarse, Cabeza de Vaca pasó varios años con algunos compañeros viajando por el sur de los actuales Estados Unidos, hasta que llegaron a una ciudad española en el territorio de México. Más tarde participó en otra expedición en el río Paraná.

Francisco Vázquez de Coronado (1510-1554) realizó una expedición al norte de México que descubrió el Gran Cañón del Colorado y exploró el valle del río Grande y los territorios entre el oeste del Mississippi y las montañas Rocosas.

Francisco de Orellana (1511-1546) recorrió el río Amazonas en 1542 tras abandonar otra expedición encabezada por Gonzalo Pizarro (1502-1548).

Hernando de Soto (1500-1542) exploró los territorios que se extendían entre la península de Florida y el río Mississippi.



Mientras se sucedían las conquistas en América también sucedieron varios viajes de exploración por mar que fueron importantes:

Fernando de Magallanes (1480-1521), un portugués, y Juan Sebastián Elcano (1476-1526), un vasco, dirigieron una flota española, por orden del rey Carlos I, y dieron la primera vuelta al mundo entre 1519 y 1522.

Miguel López de Legazpi (1510-1572) y Andrés de Urdaneta (1508-1568) conquistaron a partir de 1565 las islas Filipinas, que llamaron así en honor del infante Felipe, hijo de Carlos I. En 1571 Legazpi fundó Manila.




La conquista de América por los castellanos no fue una empresa planificada desde la península por los reyes. Al igual que Colón y los Reyes Católicos habían firmado un contrato, las Capitulaciones de Santa Fe, en el que se establecía que aportaba cada uno a la aventura y como se repartirían los beneficios futuros, así los diferentes conquistadores firmaron acuerdos con la Corona de Castilla acerca de sus derechos y deberes. Por ello podemos decir que la conquista de América por los españoles fue una empresa privada, en la que cada expedición había de financiarse y armarse a sí misma; por ejemplo, Pizarro y Almagro debieron pedir préstamos para poder realizar sus expediciones contra el imperio del Inca.

La procedencia social de los Conquistadores era variada; un tercio de ellos eran hidalgos que procedían de la pequeña nobleza y el resto villanos. No hubo condes, duques o marqueses participando en las expediciones. También era variado su nivel cultural, pues había desde universitarios como Cortés (que sabía latín) hasta semianalfabetos como Francisco Pizarro. Entre ellos también se encontró desde el principio un grupo de frailes (franciscanos, dominicos…) que buscaban extender su fe y que a veces actuaban también como notarios o tesoreros de las expediciones. Una cosa que sí tenían en común los participantes en la conquista de América era su juventud, la mayoría de ellos estaba en la treintena cuando realizaron sus expediciones más famosas. Otra cosa que tenían en común los Conquistadores es que la mayoría de sus jefes procedían de la región de Extremadura, siendo muchos de ellos parientes (como los cuatro hermanos Pizarro) o vecinos del mismo lugar (Hernando de Soto y Pedro de Valdivia).



Los motivos que impulsaron a miles de peninsulares a cruzar el Atlántico y a afrontar la muerte ahogados, en batalla, por enfermedad, por hambre o por sed fueron varios:

En primer lugar, el deseo de oro, el afán por enriquecerse. Tras las conquistas de México y Perú existía la percepción de que las riquezas de América eran inagotables. Así surgieron mitos como El Dorado[8] o las Siete Ciudades de Cíbola[9], que animaron a los castellanos a continuar avanzando.

Luego, el deseo de ascender socialmente. Los hidalgos querían recibir un título nobiliario, los villanos o plebeyos querían convertirse en hidalgos. En la península ibérica era casi imposible para una persona mejorar su condición social por mucho que se esforzarse. La falta de una burguesía urbana fuerte hacía que los villanos emprendedores tuvieran pocos sitios donde gastar sus energías, como no fuera en el ejército o en la empresa de las Indias. De hecho, tras la Conquista, la monarquía española tuvo problemas para conseguir que los nuevos dueños de América aceptaran su autoridad.



5.  ¿Por qué los Conquistadores tuvieron éxito en sus expediciones militares?

La victoria de los Conquistadores fue, en primer lugar, una cuestión militar. La conquista de América por la Corona de Castilla sorprende, no sólo por la rapidez con que fueron ocupados enormes territorios, sino por lo escasos que fueron los Conquistadores: Cortés llevó menos de mil hombres contra el imperio de los aztecas y Pizarro tenía menos de doscientos hombres en Cajamarca frente a varias decenas de miles de incas. Sin embargo, los europeos tuvieron de entrada varias ventajas sobre los indígenas precolombinos:

El uso de armas de hierro ofensivas (espadas, lanzas, flechas de ballestas) y defensivas (cascos, escudos, corazas), mejores que las de los indígenas, que estaban hechas de piedra o madera.

Los europeos poseían armas de fuego que, al principio, supusieron una gran sorpresa para los indígenas por el ruido y el humo que generaban, pero aquellas siempre fueron escasas en América.

Más importante fue el uso de animales desconocidos por los amerindios. Los caballos y los perros de presa fueron fundamentales para las victorias castellanas. Durante décadas los jinetes castellanos aniquilaron fuerzas enemigas desde lo alto de sus caballos, y los grandes perros de caza europeos causaron terror entre los indígenas, que sólo conocían los perrillos que criaban para comer.

Todos los elementos anteriores tuvieron su importancia, pero lo fundamental para el éxito de los Conquistadores fue la continua colaboración de algunos pueblos indígenas, que antes de la llegada de Colón a América ya estaban enfrentados a otros pueblos amerindios. Por ejemplo, los tlaxcaltecas fueron unos aliados fieles a Cortés que nunca le fallaron, y este también pudo contar con otros pueblos aliados como los totonacas, de manera que en la conquista de México-Tenochtitlán Cortés reunió un ejército de cientos de miles de guerreros. Pizarro contó con la colaboración de los cañaris contra los incas y Valdivia usó a los quechuas contra los araucanos. Además de guerreros, los aliados aportaban sobre todo porteadores pues, al no existir animales de tiro o carga en América, toda la impedimenta (armas de repuesto y municiones, alimentos, tiendas de campaña, herramientas…) debían llevarla a sus espaldas los cargadores.

El segundo elemento fundamental en la victoria de los españoles fue la expansión por América de las enfermedades que traían con ellos desde Europa. Plagas como la viruela mataron a millones de personas; antes de que Hernán Cortés asediara Tenochtitlán la epidemia había causado la muerte a millares de aztecas, incluido el emperador sucesor de Moctezuma; la viruela llegó a Perú antes que Pizarro y mató a gran parte del ejército inca antes de que viera al primer español. En toda América se produjo una catástrofe demográfica que redujo la población indígena a la mitad o, tal vez, a menos de un tercio, respecto a la cantidad que era antes de la Conquista, en un plazo de tiempo inferior a cien años.

En varios casos los castellanos disfrutaron de una ventaja psicológica inicial, pues Cortés fue confundido con el dios Quetzalcóatl de los aztecas y Pizarro con el dios Viracocha de los incas.

En el caso de los grandes imperios los Conquistadores tuvieron un éxito mayor que contra las tribus de cazadores-recolectores. Los imperios azteca e inca estaban muy centralizados, eran gobiernos autocráticos donde el poder y las decisiones eran cosa de una sola persona. Cuando el gobernante, Moctezuma o Atahualpa, era hecho prisionero o moría, sus súbditos carecían de iniciativa para actuar por sí mismos. En cambio, dentro de cada tropa de Conquistadores había varios que podrían sustituir a los jefes si muriesen o fueran aprisionados. Así, por ejemplo, Orellana, Valdivia y Hernando de Soto fueron subordinados de Pizarro en la conquista del Perú. Sin embargo, fue más difícil vencer a los araucanos del sur de Chile y a los chichimecas del norte de México, ya que las tribus nómadas carecían de liderazgo común; se podía vencer o aniquilar a una tribu concreta pero sus vecinos continuarían luchando.

Por último, una aportación esencial a la victoria de los europeos fue su mentalidad renacentista, que les dotó de adaptación e inventiva y de una visión científica de los problemas. Cuando los castellanos necesitaron pólvora la fabricaron, cuando hubo que cruzar ríos o lagos construyeron barcos, si necesitaban mapas los dibujaban, y si alguien fallaba en una expedición o conquista otro no tardaba en intentarlo, y en superar de una manera distinta los problemas planteados. Una derrota no suponía un fracaso definitivo, como vemos en los casos de la Noche Triste o de la ciudad de Buenos Aires, que fue fundada varias veces y otras tantas destruida por los indígenas, hasta que en 1580 se produjo la fundación definitiva por Juan de Garay (1527-1583).



6.  La organización de los territorios conquistados

Los territorios conquistados fueron incorporados a la Corona de Castilla, que había financiado el Descubrimiento y que controló su colonización.

Inmediatamente tras la Conquista se introdujeron en América la lengua, la cultura y, especialmente, la religión y las leyes de Castilla. Junto a los colonos, es decir los emigrantes peninsulares en América, muy pronto llegaron al nuevo continente un gran número de clérigos encargados de evangelizar a los indígenas, así como funcionarios reales dedicados a organizar los nuevos territorios.

En 1524 Carlos I creó el Consejo de Indias para ocuparse de los asuntos americanos, para asesorar al rey sobre esos temas, y para redactar las leyes específicas que afectaran a los territorios americanos.

Al principio los Conquistadores pretendieron gobernar las tierras que habían tomado como si fueran señores feudales europeos, pero pronto Carlos I mandó desde la península ibérica funcionarios reales que se encargaron de la administración de las nuevas tierras.

El caso más conocido fue el de Perú donde los parientes de Pizarro no aceptaron que el rey les ordenase respetar los derechos de los indígenas y se rebelaron contra el rey derrotando a las tropas enviadas contra ellos. Para someterlos Pedro de la Gasca (1493-1565) fue nombrado presidente de la Audiencia de Lima. La Gasca aplastó la rebelión contra la Corona[10] de Gonzalo Pizarro y lo hizo decapitar, tras haber llegado al Perú sin tropas. Este es un ejemplo de esa monarquía autoritaria que había surgido con los Reyes Católicos, y que ya era capaz de hacerse obedecer incluso a través de los océanos.

Siguiendo el modelo de la Corona de Aragón, en 1535 se fundó el virreinato de Nueva España, que incluía todos los territorios al norte de Panamá y también las islas Filipinas. En 1542 se estableció el virreinato del Perú, que incluía los territorios al sur de Panamá. A ambos virreinatos se mandaron sendos virreyes. Cada virreinato estaba dividido en regiones regidas por gobernadores, como la gobernación de Nueva Castilla o la Capitanía General de Guatemala.

También se instauraron, como en Castilla, los municipios, con cabildos[11] para gobernar las ciudades, y las Audiencias para las cuestiones legales y de justicia.





[1] La colonización consiste en el establecimiento de un grupo de personas en un territorio con la intención de poblarlo y explotar sus riquezas. En este caso nos referimos a los peninsulares que emigraron a América para enriquecerse.
[2] Quetzalcóatl (“la serpiente emplumada”) era un dios de los aztecas del que se decía que tenía la cara blanca con barba y que, tras abandonar el territorio del imperio azteca, volvería desde el este viajando sobre el mar.
[3] La Noche Triste es el nombre que recibe la retirada de Tenochtitlán protagonizada por Cortés y sus hombres cuando estaban atrapados dentro de ella. En la huida murieron la mitad de los castellanos y muchos más aliados tlaxcaltecas.
[4] Una rodela es un escudo de hierro circular.
[5] Se refiere a los aztecas que habitaban Tenochtitlán.
[6] Un arrabal es un barrio a las afueras de una población.
[7] Francisco de Jerez o Francisco López de Xerez (1497-1565) fue el secretario y escribano oficial de la expedición de Pizarro y Almagro contra el Perú. Estaba presente en Cajamarca durante la captura de Atahualpa. Volvió a la península ibérica y se instaló en Sevilla donde publicó Verdadera relación de la conquista del Perú y provincia de Cuzco, llamada la Nueva Castilla en 1534.
[8] El mito de El Dorado comenzó en 1530 tras entrar en contacto los castellanos con los muiscas. El Dorado sería un imperio o una ciudad legendarios con calles pavimentadas de oro. La expedición de Orellana en el Amazonas se inició con la búsqueda de El Dorado.
[9] Las Siete Ciudades de Cíbola era unas ciudades supuestamente llenas de riqueza que se encontraban al norte de México. La leyenda fue extendida por Álvar Núñez Cabeza de Vaca a partir de 1536.
[10] La Corona en la Edad Media y en la Edad moderna es un sinónimo para el Estado y el gobierno.
[11] Cabildo es un sinónimo de ayuntamiento.



ESCRIBE LAS PREGUNTAS CON BOLÍGRAFO NEGRO


ESCRIBE LAS RESPUESTAS CON BOLÍGRAFO AZUL


CORRIGE LAS RESPUESAS CON BOLÍGRAFO ROJO



1.      ¿Cuál de las tres etapas de la conquista de América por los españoles fue la más corta?

2.      ¿Por qué fue importante la etapa de 1492 a 1519 para los futuros Conquistadores?

3.      ¿Qué ciudad fundó Cortés?

4.      ¿Qué significa el nombre de Quetzalcóatl?

5.      ¿Cómo se llamaba el último emperador azteca?

6.      ¿Cómo se desplazaban los aztecas en el lago para pelear contra los Conquistadores?

7.      ¿Menciona Cortés en la carta a sus aliados tlaxcaltecas? ¿Por qué crees que esto es así?

8.      Menciona un lugarteniente de Cortés.

9.      ¿Qué dos socios dirigieron la conquista del imperio del Inca?

10. ¿A qué se debió la muerte del Inca Huayna Cápac?

11. ¿Por qué huyeron los guerreros que acompañaban a Atahualpa en Cajamarca?

12. ¿Qué hicieron los jinetes españoles con ellos?

13. ¿Qué razones tenía Pizarro para conquistar el Perú según él mismo?

14. ¿Quién era Huáscar?

15. ¿De qué país es hoy la capital Lima?

16. ¿Por qué fundó Lima Francisco Pizarro?

17. ¿De qué nación es hoy capital Santiago? ¿Cómo se llamaba esta ciudad cuando se fundó?

18. ¿Qué descubrió Francisco Vázquez de Coronado?

19. ¿Cuántos años tardó en completarse la primera vuelta al mundo?

20. ¿Qué país tiene hoy como capital a Manila?

21. ¿Cuándo fue fundada esa ciudad y por quién?

22. ¿De quién recibieron el nombre las Filipinas?

23. ¿Por qué la conquista de América por los españoles fue una empresa privada?

24. ¿Qué tenían en común los Conquistadores?

25. ¿Cuándo comenzó el mito de El Dorado?

26. ¿Por qué las lanzas, flechas y escudos de los Conquistadores eran mejores que los de los indígenas?

27. ¿Por qué los perros de presa aterrorizaban a los amerindios?

28. ¿Cuáles fueron los principales aliados indígenas de Cortés?

29. ¿Por qué eran tan importantes los porteadores?

30. ¿A qué se debió la catástrofe demográfica que sufrieron los pueblos precolombinos a la llegada de los españoles?

31. ¿Qué Conquistadores fueron subordinados de Pizarro durante la conquista del imperio del Inca?

32. ¿Quién fundó Santiago de Guayaquil?

33. ¿De qué estado actual Quito es la capital?

34. Menciona tres ciudades fundadas por los Conquistadores bajo el patrocinio del apóstol Santiago. ¿Por qué crees que los castellanos eran tan devotos de Santiago?

35. ¿Cuándo se fundó definitivamente Buenos Aires?

36. ¿De qué país actual Buenos Aires es la capital?

37. ¿Qué es una audiencia?

38. ¿Qué conquistador se sublevó contra el rey Carlos I?

39. ¿Cuándo se creó el Consejo de Indias?

40. Un sinónimo para cabildo.

41. Rellena la siguiente tabla con los datos que se piden. Si alguien no había nacido o estaba muerto se escribe no nacido o difunto.