viernes, 29 de septiembre de 2017

Mausoleo de los Julios en Glanum (actual Saint-Rémy-de-Provence)



Desperta Ferro Antigua y Medieval nº19


Bajorrelieve que orna el zócalo sudoriental del MAUSOLEO DE LOS JULIOS, Saint-Rémy-de-Provence. Fue construido por tres hermanos de la gens Julia en honor a sus padres. Su progenitor fue un tal Cayo, galo de la Provincia –la Narbonense- que habría obtenido la ciudadanía romana gracias a César –de ahí ese nomen, Julios-, probablemente durante la estancia de este en la Transalpina en el invierno del 51-50 a. C. Aunque el monumento se ha datado tradicionalmente alrededor del 30-20 a. C., estudios recientes los sitúan alrededor del año 40 a. C. siguiendo criterios estilísticos. La escena aquí reproducida se ha interpretado como una exaltación del valor de Cayo el Joven, hijo difunto del fundador de la estirpe, que habría militado en la Legión VI, reclutada en la Provincia y cuyos veteranos se asentaron tras la guerra civil en la zona, en las inmediaciones de Arelate. La Legión VI participó en Farsalia, acompañó a César a Alejandría y fue decisiva, aún muy mermada de efectivos, en su victoria de Zela. Cayo el Joven, que sería la figura central en la escena, habría muerto en Zela, identificándose esta batalla por la presencia de una amazona que cae del caballo a la derecha de aquel; una Victoria que sujeta un trofeo heroiza a Cayo, cuyos compungidos padres reciben la noticia de su muerte en la esquina superior izquierda del relieve.





Desperta Ferro Antigua y Medieval nº25

Detalle de uno de los frisos del Mausoleo de Glanum o MAUSOLEO DE LOS JULIOS, Saint-Rémy-de-Provence, Francia, c. 40-20 a. C. Se trata de un complejo mausoleo familiar erigido por los tres hijos de un matrimonio cuyo nombre familiar es el de Julio; se explica que encontremos una familia con tal nombre en la Galia si entendemos que el servicio en el ejército permitía a los no romanos obtener la ciudadanía romana. En el momento de obtenerla, era costumbre que cambiaran sus nombres indígenas por aquel de la persona con quien habían combatido, por lo que es probable que en este caso se trate de la tumba de un antiguo veterano de César –cuyo nomen era igualmente Julio-. La riqueza del mausoleo sugiere que nos hallamos ante una aristócrata galo, quizá acaso uno de los equites galos de los que habla el propio César, que devienen en equites romani (César, Bell. Gal. I.31; VII. 38). En otros relieves, aquí no visibles, se representan escenas mitológicas y concretamente una amazonomaquia, la caza del jabalí de Calidón por Meleagro, Cástor y Pólux, y una escena de la Guerra de Troya con la lucha en torno al cadáver de Patroclo. Por el contrario, la escena que aquí vemos podría representar un hecho real. Dado que en la iconografía funeraria romana era usual la representación del difunto, se puede sugerir que en este relieve se le muestre en algún hecho bélico reseñable de su propia vida. Lo que vemos es un combate entre jinetes armados y vestidos de forma bastante homogénea, lo que nos impide distinguir a los miembros de una u otra hueste. Hacen uso de un género de silla de montar “de cuernos” –bien visible en el caballo moribundo en primer plano-, así llamada por los cuatro pomos que “ajustaban” al jinete y le permitían cargar sin miedo a la caída, dada la ausencia de estribos. Los jinetes visten un modelo de protección de lino encolado de tipo griego (linothorax) de cuyos extremos penden pterugues o cintas de cuero que protegen los hombros y la cadera. Hacen uso de escudos cóncavos redondos de tipo igualmente griego (aspis en griego, clipeus en latín) aparentemente enmangados (y no embrazados) y blanden lanzas y espadas. De estas últimas destaca su longitud y silueta pistiliforme, así como la punta triangular muy aguzada, todo lo cual se corresponde con lo que sabemos del modelo de espada empleada por las legiones romanas tardorrepublicanas: el gladius hispaniensis cuyo prototipo era, a decir de los propios romanos (y que la arqueología se está encargando de confirmar) un arma propia de los pueblos peninsulares prerromanos adoptada por Roma en el curso de la conquista de estos territorios. Los cascos son de tipología variada: de tipo ático el del segundo jinete por la izquierda; de tipo Montefortino avanzado el del jinete que blande gladius –variante tardía dotada ya de amplios cubrenucas-; quizás un casco galo de tipo Port el del que lucha contra él, con su calota redondeada y chata. La mayoría de ellos se decoran con penachos y en un caso presenta sendos cuernos, de lo que no tenemos refrendo arqueológico para la época pero si iconográfico –por ejemplo en el Arco de Orange-, lo que quizás indica un combate acaecido durante la Guerra de las Galias.










miércoles, 27 de septiembre de 2017

Los grandes imperios del siglo XVIII

Los grandes imperios del siglo XVIII
Aquí están los puntos que se valorarán en el ejercicio del mapa de los grandes imperios del siglo XVIII. SE VALORARÁ…

PRESENTACIÓN
Que el mapa se entregue en un forro plástico (0'5 punto)

Que el forro plástico lleve una etiqueta de gran tamaño con el nombre completo de el/la estudiante, el nombre del grupo y el número de el/la estudiante. Todo esto escrito en letra mayúscula. La etiqueta debe estar pegada en la parte frontal del forro, es decir con los agujeros a la izquierda y la entrada en la parte superior (1’5 puntos)

CONTENIDO
Que usen lápices de colores, pero sin apretar (0'5 punto)

Que los todos datos pedidos (nombres y colores) estén correctamente indicados (2 puntos)

DATOS

Que dibuje en verde claro el Imperio de los turcos otomanos (0'5 punto)

Que dibuje con color rojo Gran Bretaña y sus colonias en América, África y Asia (0'5 punto)

Que dibuje en color verde Francia y sus colonias en América, África y Asia (0'5 punto)

Que dibuje en azul oscuro los diferentes territorios del reino de Dinamarca (0'5 punto)

Que dibuje en amarillo la Monarquía Hispánica y sus colonias en América y Asia (0'5 punto)

Que dibuje en verde oscuro el Imperio ruso, incluidos sus territorios en América (0'5 punto)

Que dibuje en castaño el reino de Portugal y sus colonias en América, África y Asia (0'5 punto)

Que dibuje en castaño la república de Holanda o de los Países Bajos  y sus colonias en América, África y Asia (0'5 punto)

Que dibuje en violeta el Imperio o Confederación maratha en India (0'5 punto)

Que dibuje en rosa el Imperio chino gobernado por la dinastía manchú (0'5 punto)

Que elabore sin errores la leyenda en la cara anterior del folio (0'5 punto)


SI HAY DUDAS CONSULTAD TAMBIÉN OTROS MAPAS DEL SIGLO XVIII PARA ESTAR SEGUROS DE COMO VAN LOS  COLORES

AMPLIAD EL MAPA EN COLOR PARA DETECTAR LAS ISLAS Y LOS ENCLAVES COSTEROS EUROPEOS EN LOS OTROS CONTINENTES

FECHA TOPE DE ENTREGA: 4 DE OCTUBRE, MIÉRCOLES


SI NO PUEDES ESTAR ESE DÍA EN CLASE DA EL FORRO PLÁSTICO A OTRO/A ESTUDIANTE PARA QUE LO ENTREGUE EN TU LUGAR









Los verdaderos colores de la escultura griega y romana




















viernes, 15 de septiembre de 2017

Tema 1 Bachillerato Historia del Mundo Contemporáneo

Bloque 1. El Antiguo Régimen

Contenidos

Rasgos del Antiguo Régimen.
Transformaciones en el Antiguo Régimen: economía, población y sociedad.
Revoluciones y parlamentarismo en Inglaterra.
El pensamiento de la Ilustración.
 Relaciones Internacionales: el equilibrio europeo.
Manifestaciones artísticas del momento.

http://profesorjuliodapenalosada.blogspot.com.es/search?q=parlamentarismo

Enlace al tema de las revoluciones inglesas

http://profesorjuliodapenalosada.blogspot.com.es/2014/09/las-revoluciones-inglesas-septiembre.html

Enlace a la revolución americana

http://profesorjuliodapenalosada.blogspot.com.es/2012/09/la-revolucion-americana.html

LA GUERRA DE SUCESIÓN ESPAÑOLA (1701-1714)

 La Guerra de Sucesión Española es típica de las guerras de la Edad Moderna y nos va a servir para aprender como sucedían esos conflictos.
Este conflicto fue una guerra dinástica que enfrentaba a dos dinastías [familias reinantes] para ver quien ocupaba el trono tras la muerte del rey, como fueron la Guerra de Sucesión Polaca (1733-1738) y la Guerra de Sucesión Austriaca (1740-1748). La guerra era decisión del rey, dueño del reino y de su ejército.
La duración de los conflictos se debía en parte al lento desplazamiento de los ejércitos. La mayoría de los soldados iban a pie lo que significaba que los ejércitos solían viajar menos de cincuenta kilómetros al día, y cuanto más tiempo viajaban más lentos iban. Además las pésimas comunicaciones (falta de carreteras y puentes) también se hacía sentir y en invierno los ejércitos solían cesar los combates.

En 1700 murió sin descendencia Carlos II, último rey de la dinastía de los Habsburgo[1] en España. Los dos candidatos con más derechos al trono eran el archiduque Carlos de Austria[2], de la rama austríaca de los Habsburgo, y Felipe de Anjou, de la casa de Borbón. Carlos II había nombrado como heredero a este último, ya que era nieto de Luis XIV de Francia, el monarca más poderoso de Europa en ese momento y, por tanto, el mejor aliado posible para garantizar que el nuevo rey recibiese su herencia sin problemas.
En un principio, Felipe V fue aceptado sin oposición tanto en España como en el resto de Europa, salvo por parte del emperador de Austria[3], que no había reconocido el testamento de Carlos II y había iniciado las hostilidades en Italia.

Los combates en las guerras europeas de la Edad Moderna solían producirse en zonas muy específicas: los valles del Rin, del Danubio, del Po y los pasos de montaña de los Pirineos y los Alpes.

Pero pronto las potencias europeas se alarmaron ante la posibilidad de que se formara un poderoso bloque franco-español. El temor estaba justificado porque Luis XIV obraba como si fuera el rey efectivo de España y, además, había reconocido los derechos sucesores de Felipe V al trono francés. Esto podría conducir en un futuro a la unión de Francia y España bajo una misma Corona[4], cuya hegemonía sería indiscutible.
En consecuencia, Inglaterra y Holanda[5] decidieron apoyar al emperador austriaco en su lucha por instalar a su hijo en el trono español, lo que desencadenó la Guerra de Sucesión española, el primer conflicto armado del siglo XVIII en Europa. Posteriormente se unieron a la alianza Prusia, Portugal y el ducado de Saboya.
La Guerra de Sucesión fue al mismo tiempo una contienda europea y una guerra civil española:
Como guerra europea se enfrentaron el bando franco-español y la Gran Alianza antiborbónica (Austria, Inglaterra, Holanda, Prusia, Portugal y Saboya).
Como guerra civil española, en general la Corona de Aragón se inclinó por el archiduque Carlos de Austria, mientras que la Corona de Castilla apoyó a Felipe V, aunque hubo partidarios de uno y otro pretendiente en ambas Coronas.
Pero en 1711 la contienda entró en una nueva fase a raíz de la elección del archiduque Carlos de Austria como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, tras la muerte de su padre y de sus hermanos mayores. Este cambio de situación planteaba una nueva amenaza para Europa en el caso de que a Carlos se le proclamara también rey de España, ya que se formaría un gran bloque hispano-alemán como en el siglo XVI con Carlos I. Ante esta posibilidad, Inglaterra presionó para finalizar la guerra y se iniciaron unas largas negociaciones que condujeron finalmente a la Paz de Utrecht de 1713.
No obstante, los Austrias quedaron fuera de esta paz, ya que no renunciaban al trono español, y la guerra continuó en Cataluña hasta el 11 de septiembre de 1714[6], día en que las tropas borbónicas tomaron Barcelona tras un largo asedio. Finalizada ya la contienda, todavía se mantuvo como último reducto austracista, durante casi un año más, el reino de Mallorca, que capituló en 1715.

El asedio de Barcelona, que duró catorce meses, sirve para mostrarnos otra causa de la larga duración de los conflictos durante el siglo XVIII; todas las ciudades europeas estaban rodeadas de murallas, y si eran defendidas se necesitaban semanas o meses para tomarlas al asalto. Si eran demasiado fuertes las defensas había que asediar la ciudad, a veces durante años, hasta que se rendía por hambre.

LA PAZ DE UTRECHT (1713)
Se denomina genéricamente Paz de Utrecht a una serie de tratados bilaterales entre los contendientes de la Guerra de Sucesión. El primero y fundamental fue el tratado de paz y amistad franco-británico firmado en dicha ciudad holandesa en el año 1713.
Inglaterra fue la gran vencedora del conflicto e inició un ascenso como potencia mundial, pues no sólo mejoró su posición en Europa sino también en los otros continentes. A través de diferentes tratados, obtuvo estas ventajas:
Mercantiles, como el asiento de negros –monopolio para introducir esclavos negros en la América española durante treinta años- y el navío de permiso –autorización para enviar a América un navío al año con 500 toneladas de mercancías para su venta-. Ambas concesiones fueron utilizadas por Inglaterra para camuflar un amplísimo contrabando con el Nuevo Mundo.
Territoriales, como la obtención de Gibraltar y Menorca[7], que facilitaba la penetración inglesa en el Mediterráneo, y de Terranova, cedida por Francia, de gran importancia pesquera y que reforzaba su poder en Norteamérica.
España, por el contrario, fue la gran perdedora, ya que, a cambio del reconocimiento de Felipe V como rey, tuvo que ceder todos sus territorios europeos: a Saboya se le adjudicó Sicilia; y al emperador Carlos de Austria, los Países Bajos[8], el ducado de Milán, Nápoles y Cerdeña[9]. Posteriormente Austria y Saboya se intercambiaron Sicilia y Cerdeña[10].
Finalmente Prusia, que era un ducado antes de la guerra, se convirtió en reino a cambio de aliarse con el emperador austriaco.

EL EQUILIBRIO EUROPEO
La Paz de Utrecht no se limitó a poner fin a la Guerra de Sucesión Española, también acabó con la hegemonía ejercida por Francia en la segunda mitad del siglo XVII e inauguró un nuevo orden internacional, basado en el equilibrio entre tres grandes potencias rivales, en torno a las cuales se agrupaban, según las circunstancias de cada momento, las demás naciones europeas:
El reino de Francia, que estaba agotada por el esfuerzo bélico impuesto por Luis XIV, pero que continuó siendo el país más poblado y rico de Europa.
El impero de los Austrias, que incluía territorios desde el Mar del Norte hasta el Mar Mediterráneo y el río Danubio, aunque su debilidad era la falta de unidad de su imperio.
Gran Bretaña[11], que se convirtió en la gran potencia del siglo, sobre la base de su fuerza marítima y comercial.
El nuevo sistema se basaba en la rivalidad latente entre los Estados, que se aliaban formando bloques opuestos, pero de igual poder, lo que garantizaba la paz mediante un inestable equilibrio entre ellos.
En el llamado Siglo de las Luces (siglo XVIII) la razón alcanzó incluso a las guerras, que fueron menos frecuentes y más profesionales: solo se iniciaban si existían posibilidades reales de victoria, y acababan cuando se reconocía la superioridad militar del enemigo[12]. Las paces también fueron más equitativas y pretendían recomponer el equilibrio roto. En este nuevo orden europeo España, que había sido la gran potencia hegemónica desde el siglo XVI hasta el final de la Guerra de los Treinta Años en 1648, quedó relegada a potencia de segundo rango, como aliada de Francia, y rival de Inglaterra y Austria.




[1] La dinastía de los Habsburgo era una familia de origen alemán cuyas dos ramas gobernaban Austria y España.
[2] El séptimo hijo del emperador austriaco.
[3] La dinastía de los Habsburgo o Austrias gobernaba numerosos territorios en Europa central habitados por alemanes, húngaros, checos… Su principal cargo era ser emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, un estado débil que existía desde la Edad Media, pero que otorgaba a su gobernante mucho prestigio entre los otros soberanos de Europa.
[4] Que Felipe V acabara heredando Francia de Luis XIV no sería raro si pensamos que todos los hijos de Luis XIV, y casi todos sus nietos, murieron antes que él, lo que nos habla no tanto de su longevidad como de la escasa esperanza de vida en el siglo XVIII, incluso para los miembros de la realeza.
[5] El nombre oficial de Holanda era República de los Países Bajos, pero se usa el nombre de Holanda para distinguir este país de los Países Bajos españoles, territorios que correspondían con los actuales Bélgica y Luxemburgo.
[6] Esta fecha se sigue celebrando hoy como el Día de Cataluña o la Diada.
[7] Menorca no volvió definitivamente a formar parte de España hasta 1802.
[8] Los territorios de los Países Bajos españoles corresponden aproximadamente a los actuales Bélgica y Luxemburgo. Tras la guerra se convirtieron en los Países Bajos austriacos.
[9] En 1734, tras la Guerra de Sucesión Polaca, los territorios Nápoles y Sicilia pasaron a estar gobernados por miembros de la familia de los Borbones españoles.
[10] El duque de Saboya consiguió junto a la isla de Cerdeña, pobre y poco poblada, el título de rey, pasando a convertirse en rey de Cerdeña, lo que aumentaba su prestigio entre los otros soberanos.
[11] En 1707 el reino de Inglaterra y el reino de Escocia se unieron formalmente en el Reino Unido.
[12] Las victorias militares en el siglo XVIII no consistían en lograr derrotar a los ejércitos enemigos o en conquistar ciudades sino en poseer suficientes recursos para seguir pagando y mantenido a los ejércitos, de forma que la derrota militar de un monarca solía estar unida a la falta de fondos.
 
Las relaciones internacionales en el siglo XVIII

El siglo XVIII se inició con la Guerra de Sucesión Española (1701-1714). Al trono de la Monarquí Hispánica, vacante por la muerte sin descendientes de Carlos II en 1700, aspiraban dos candidatos: Felipe de Borbón, nieto de Luis XIV, y Carlos de Habsburgo, hijo del emperador austríaco Leopoldo I. Contra el bando borbónico se formó la Gran Alianza de La Haya, integrada por Austria, Gran Bretaña, las Provincias Unidas, la mayoría de los Estados alemanes y, más adelante, Portugal y Saboya. Felipe de Borbón consiguió imponerse en España pero las tropas francesas sufrieron importantes derrotas en Europa central e Italia.
El ascenso de Carlos VI al trono imperial austríaco y el cansancio de los combatientes precipitó la firma del Tratado de Utrecht en 1713.
La Guerra de Sucesión Española coincidió con la Gran Guerra del Norte, Suecia, potencia hegemónica en el mar Báltico, se enfrentó con éxito a Dinamarca y Polonia. Sin embargo, su propósito de invadir Rusia en 1709 cambió el signo de la guerra, que finalizó en 1721 con la firma del Tratado de Nystad. Como consecuencia de ello

 


4º ANAYA

EL MOVIMIENTO OBRERO

De la protesta al sindicalismo

La miseria del proletariado, su marginación política y la falta de legislación laboral originaron el movimiento obrero. Este comprende las organizaciones del proletariado que lucharon por mejorar su situación económica y política; y sus actuaciones colectivas.
En sus inicios, el movimiento obrero consistió en actos de protesta contra la mecanización, consistentes en la destrucción de las nuevas máquinas (ludismo), al considerarlas responsables de su situación.
La clase obrera creó también sociedades de socorro mutuo, cuyos integrantes pagaban una cuota y recibían una ayuda en caso de accidente o despido; y realizaron numerosas “peticiones al Parlamento” para que pusiera fin a los abusos de la patronal.
En fechas posteriores, se crearon sindicatos o asociaciones obreras reivindicativas. Sus objetivos eran mejorar las condiciones laborales: reducción de la jornada de trabajo, aumento de los salarios, logro de ciertos derechos políticos (asociación, sufragio universal), y organización de las medidas de lucha, como la negociación, las manifestaciones y la huelga. Las primeras asociaciones obreras o Trade Unions sugieron en Gran Bretaña, donde fueron legalizadas por el Parlamento en 1825.
La lucha política. Cartismo, socialismo y anarquismo
De forma simultánea al desarrollo de los sindicatos


  
 https://www.google.es/?gws_rd=ssl#q=pdf+tema+islam

https://www.researchgate.net/publication/282158340_The_Evolution_and_Legacy_of_Cavalry_in_Ancient_Greece

https://www.researchgate.net/publication/282120875_Cannae_Zama_Why_Cavalry_Counts

https://books.google.es/books?id=ynp-AwAAQBAJ&pg=PT33&lpg=PT33&dq=hellenistic+greek+cavalry&source=bl&ots=2MQvtvum00&sig=yR3cWZtsXWgVXySiAvWBgwnLGys&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwi9_PzsoPnTAhXFuBoKHZTpASo4ChDoAQhVMAc#v=onepage&q&f=false

jueves, 7 de septiembre de 2017

Batalla del Gránico




martes, 5 de septiembre de 2017

Edelvives 1º Bachillerato H.M.C.

La crisis del sistema comunista (1985-1989)

El sistema comunista entró en crisis a mediados de la década de 1980: la carencia de productos básicos se hizo permanente, el aparato industrial estaba anticuado, en las fábricas apenas se trabajaba por falta de suministros y la contaminación no se controlaba.
Los numerosos burócratas constituían una élite social sin iniciativas. Las promesas de democratización se aplazaban con la excusa de hacer frente a la amenaza occidental y existía represión política contra los disidentes.

Las reformas de Gorbachov y la desintegración de la Unión Soviética
La llegada de Mijail Gorbachov al poder en marzo de 1985 supuso el fin del estancamiento y la apertura de una nueva etapa en la URSS. Para resolver los graves problemas del país, Gorbachov presentó, en la XIX Conferencia del Partido (1988), un programa de cambios cuyos dos pilares fueron la perestroika y la glasnost.

La perestroika ("reestructuración") fue la vertiente económica del proyecto de Gorbachov. Buscaba aumentar la producción de bienes de uso y consumo mediante prácticas de la economía de mercado. Permitió la formación de empresas de capital mixto -extranjero privado y nacional público- con la admisión del "beneficio privado". Promovió el acceso a una "economía socialista de mercado" que introdujese las ventajas del capitalismo sin perder las del comunismo.

El gran problema de la perestroika consistió en la difícil coexistencia entre las prácticas capitalistas y comunistas, y en la escasa inversión de los capitales extranjeros en la Unión Soviética.
La glasnost



2016-2017

Ordinario 13 44%
extraordinaria 14 47%

2015-2016

Ordinaria 15 46%
Extraordinaria 16 49%

2014-2015

Ordinaria 16 42%
Extraordinaria 22 57%

2013-2014

Ordinaria 24 67%
Extraordinaria 26 73%

2012-2013

Ordinaria 7 22%
Extraordinaria 11 34%

2011-2012

Ordinaria 19 71%
Extraordinaria 19 71%

2010-2011

Ordinaria 31 92%
Extraordinaria 31 92%


SANTILLANA 4º

Desperta Ferro. Federico el Grande.

1756
                                             población                      ejército
Gran Bretaña                       seis millones                  67.500
Francia                                 23 millones                   200.000
Austria                                  14 millones                   177. 500
Prusia                                    4.500.000                     153.500
Hannover                             750.000                          29.000
Suecia                                   1.750.000                      52.000
Rusia                                    20.000.000                     230.000

En el siglo XVIII los gastos militares suponían la mayor parte de los presupuestos del estado, entre un 20% y un 30%.

Prusia gastaba las 3/4 partes de su presupuesto en el ejército.
- brutal disciplina
La instrucción del soldado está diseñada para inculcarle unas respuestas físicas automáticas -cargar, recargar, marchar mecánicamente según las órdenes-

servicio militar: trabajadores agrícolas, pequeños propietarios campesinos, trabajadores urbanos sin cualificación.

40% "extranjeros" de Prusia en ejército

aprendices y jornaleros desempleados
oficiales nobleza terrateniente

campañas sin pillaje y rapiña en el siglo XVIII

Torgau, Hochkirck
heridas de Federico

https://edpuzzle.com/

mayoría de los prusianos alfabetizados
soldados: campesinos o artesanos pobres

texto princesas
preguntas rafa ruz


https://www.educacion.navarra.es/documents/27590/933279/DEFINITIVO_4ESOy6EP_Cuestionario_alumnado_Cast.pdf/68f4a360-2b4e-4997-4c6b-f5781204731e


https://www.boe.es/boe/dias/2017/05/06/pdfs/BOE-A-2017-4924.pdf

https://www.google.es/search?source=hp&q=%22%C2%BFCu%C3%A1ntos+dispositivos+de+informaci%C3%B3n+digital+de+uso+habitual+hay+en+tu+casa%3F%22&oq=%22%C2%BFCu%C3%A1ntos+dispositivos+de+informaci%C3%B3n+digital+de+uso+habitual+hay+en+tu+casa%3F%22&gs_l=psy-ab.3...1643.33736.0.33980.109.93.11.0.0.0.344.9888.16j56j3j3.78.0....0...1.1.64.psy-ab..34.22.2745...0j38j0i7i10i30k1j0i7i30k1j0i13k1j0i30k1j0i8i30k1j0i22i30k1j33i22i29i30k1.KF1g58pIdEE



lunes, 4 de septiembre de 2017

4º E.S.O. ANAYA


4º ANAYA

EL MOVIMIENTO OBRERO

De la protesta al sindicalismo

La miseria del proletariado, su marginación política y la falta de legislación laboral originaron el movimiento obrero. Este comprende las organizaciones del proletariado que lucharon por mejorar su situación económica y política; y sus actuaciones colectivas.
En sus inicios, el movimiento obrero consistió en actos de protesta contra la mecanización, consistentes en la destrucción de las nuevas máquinas (ludismo), al considerarlas responsables de su situación.
La clase obrera creó también sociedades de socorro mutuo, cuyos integrantes pagaban una cuota y recibían una ayuda en caso de accidente o despido; y realizaron numerosas “peticiones al Parlamento” para que pusiera fin a los abusos de la patronal.
En fechas posteriores, se crearon sindicatos o asociaciones obreras reivindicativas. Sus objetivos eran mejorar las condiciones laborales: reducción de la jornada de trabajo, aumento de los salarios, logro de ciertos derechos políticos (asociación, sufragio universal), y organización de las medidas de lucha, como la negociación, las manifestaciones y la huelga. Las primeras asociaciones obreras o Trade Unions sugieron en Gran Bretaña, donde fueron legalizadas por el Parlamento en 1825.
La lucha política. Cartismo, socialismo y anarquismo
De forma simultánea al desarrollo de los sindicatos


Desperta Ferrro. La Guerra Franco-Prusiana (II)



Imperio francés sorteo servicio miitar números malos
cinco años de servicio militar
20 años servicio militar ruso
cinco mil millones de francos (pagados en tres años)
reparaciones de guerra tras guerra franco-prusiana
quintos, explosión demográfica, sorteo
1866 Guerra de las seis semanas
Bakunin en Francia en 1870 en Lyon revolución
comuna revolucionaria en Marsella

Industria e imperio


AR ricos artículos de lujo en pequeñas cantidades con un elevado margen de beneficio por cada venta.
Mediados siglo XVIII Inglaterra y Gales 5.250.000
1870 reducción tasas natalidad y mortalidad en GB
reducción mortalidad infantil
mediados XIX medicina reduce mortalidad
La revolución demográfica no precedió a la industrial
principios siglo XVIII mejoras transporte por río canal y carretera
30 km de transporte podía doblar el costo de una tonelada de productos a mediados del siglo XVIII
1750-1770 take off
GB subordinó toda su política exterior a sus fines económicos. Sus objetivos bélicos eran comerciales, es decir navales
1700 proteccionismo contra tejidos importados de India
algodón “sector dirigente”
mercado para productos ultramarinos de uso diario
azúcar, té café tabaco
XVI un millón Africa America
XVIII siete millones
1790 EE.UU. Cuatro millones habitantes
1800 Canada medio millón habitantes
comercio colonial fundamental, mercados coloniales de ultramarinos
s. XVIII India mercado cautivo
1750 crecimiento económico mercado interno y colonial
Guerra de Sucesión Española (1701-1713)
Guerra de Sucesión Austríaca (1739-1748)
Guerra de los Siete Años (1756-1763)
Guerra de la Independencia Americana (1776-1783)
Guerras revolucionarias y napoleónicas (1793-1815)
1780-1840 revolución industrial
algodón
comercio internacional fundamental R.I.
1790 algodón norteamericano para fábricas inglesas
exportación de la producción

El factor que animó a la mecanización de la industria del algodón y favoreció la invención de nuevas máquinas fue el desequilibrio entre el tejido y el hilado. Los tejedores tardaban mucho menos tiempo en transformar el hilo en tela del que los hiladores tardaban en transformar el material en bruto.
(algodón, lino) en hilo para los tejedores

 
Spinning-jenny Hargreaves
1768 water-frame
1780 mule usa vapor
cardar hilar hilandería
1838 un cuarto de la energía industria textil del agua
1805 iluminación fábricas con gas, alargamiento de la jornada laboral