martes, 13 de noviembre de 2018

La repoblación


LA REPOBLACIÓN DE LOS TERRITORIOS CONQUISTADOS

POR LOS GOBERNANTES CRISTIANOS MEDIEVALES



Se denomina repoblación a la ocupación de las tierras de al-Ándalus que los reyes cristianos fueron conquistando desde el siglo VIII al XV. Esas tierras podrían estar antes de su repoblación poco habitadas u ocupadas por una población musulmana numerosa.



LA PRESURA Y LA APRISIO

La primera etapa de la repoblación se extiende del siglo VIII al comienzo del siglo XI (711-1000). En esta fase se repueblan los valles de los Pirineos por el este y la meseta norte por el oeste.

    En teoría el rey era el poseedor de todas las tierras conquistadas, pero en esta etapa bastaba ocupar una parcela para que un campesino se convirtiese en dueño de ella. Si el agricultor roturaba[1] la tierra adquiría el derecho de propiedad sobre ella. Este sistema se llamaba presura en los reinos cristianos occidentales y aprisio en los orientales. De esta manera surgieron gran número de pequeñas propiedades libres (alodios). La mayoría de estos pequeños campesinos libres se concentraron en el condado de Castilla. Los campesinos libres de la meseta norte y de los valles pirenaicos, al elegir la tierra donde querían asentarse, vivían en pequeños caseríos[2] aislados, pero cercanos entre sí, que formaban todos juntos una villa. Los habitantes de las villas se reunían en un concejo abierto, esto era una asamblea en la que podían participar todos los hombres libres. En el concejo abierto se decidían los asuntos de interés colectivo: el uso de las zonas de barbecho para pasto o recogida de leña, la selección de los cultivos que se iban a plantar cada año, los turnos para llevar el ganado de cada familia campesina a los terrenos de pasto, la forma de aprovechar el bosque (caza, madera para muebles o edificios, combustible, carbón vegetal...), el uso del molino...

    Con el permiso de los reyes la presura o aprisio también la realizaron los nobles, que eran así recompensados por sus servicios militares, los monasterios y los obispos, que ocuparon grandes extensiones de tierra trabajada por sus siervos. Gracias a este sistema los reyes de Gallaecia[3] no tuvieron que entregar feudos de su reino, sino que repartían las tierras recién conquistadas, lo que permitió a su monarquía ser más fuerte que la de otros reinos feudales europeos.

    Debido a la escasa población del reino cristiano sus reyes también atrajeron a cristianos mozárabes de al-Ándalus para que se instalaran en la meseta norte. La mayoría de los mozárabes que se asentaron en las tierras repobladas al norte del río Duero lo hacían huyendo de las guerras civiles entre bereberes y árabes, y de las rebeliones de los muladíes contra los árabes.

    A partir del siglo XI, cuando la repoblación cristiana alcanzó las riberas del río Duero, la cercanía a al-Ándalus volvió esas tierras peligrosas, a lo que se unió la invasión de los almorávides, eso llevó a que se reforzara el papel de los nobles, los monasterios y los obispos, que poseían castillos y monasterios amurallados. Así pues, muchos campesinos libres se acabaron poniendo bajo la protección de un señor laico (noble) o eclesiástico (abad u obispo), con los que perdieron el dominio de sus tierras y se convirtieron en siervos.

Los efectos actuales de la presura y la aprisio son que en los territorios españoles al norte del Duero y a los pies de los Pirineos predomina la pequeña propiedad agraria, llamada minifundio, y la población vive dispersa y en pequeñas aldeas.



LA REPOBLACIÓN MUNICIPAL O CONCEJIL

La segunda etapa de la repoblación se extiende por los siglos XI y XII. Aprovechando la debilidad de los reinos de taifas, y luchando contra los almorávides[4], los portugueses, leoneses, castellanos, navarros, aragoneses y catalanes ocuparon los valles del Duero y del Ebro.

    Esta fase es llamada repoblación municipal o concejil. Fue dirigida por los reyes y condes y originó núcleos de población concentrados. Los gobernantes cristianos creaban municipios tras conquistar los territorios musulmanes. Estos municipios podían ser burgos fundados entonces o antiguas ciudades andalusíes que recibían una nueva población cristiana. Los reyes y condes cristianos establecían los límites del alfoz[5] y daban a la población de cada municipio un fuero[6]

La población de los municipios se dedicaba al comercio y a la artesanía, pero además cada municipio poseía rebaños de miles de ovejas y otras bestias, que, con su carne, leche, cueros, lana... abastecían los mercados de la ciudad. Estos animales pastaban en las tierras del municipio y si se producía una expedición de saqueo enemiga podían ser guardados detrás de las murallas de las ciudades con gran rapidez, además necesitaban menos personal para cuidarlos que para trabajar los campos. 



LA REPOBLACIÓN DE LAS ÓRDENES MILITARES

La tercera etapa de la repoblación se extiende por los siglos XII y XIII. En este período se ocuparon el valle del Guadiana, el tramo bajo del Ebro y el Sistema Ibérico y Sierra Morena.

Esta fase es llamada repoblación de las órdenes militares. Fue dirigida por los reyes y consistió en la concesión por parte de los reyes a las órdenes militares de grandes propiedades en la frontera con al-Ándalus. Las órdenes militares organizaron sus tierras como marcas militares cubiertas de castillos y con una dedicación económica centrada en la ganadería ovina.

Esta fase de la repoblación dio lugar a pueblos donde la población se concentraba en protegida por murallas y trabajaba las tierras que pertenecían a las órdenes militares.

La población musulmana que vivía en esos territorios fue en su mayor parte expulsada hacia los territorios de al-Ándalus, aunque una parte de ella siguió viviendo tanto en aldeas como en las ciudades.



LOS REPARTIMIENTOS

La cuarta etapa de la repoblación se sucede en el siglo XIII. Se ocuparon el Algarve (sur de Portugal), el valle del Guadalquivir, Murcia, las islas Baleares y Valencia.

Este periodo se caracteriza por los repartimientos. Los reyes concedían tierras a nobles, monasterios u obispos en función de los intereses de la monarquía. Este reparto de tierras dio lugar a la existencia de grandes latifundios[7]. La población campesina se concentraba en pueblos o ciudades amuralladas para defenderse de los asaltos que procedían del reino de Granada.

Durante el avance cristiano del siglo XIII gran parte de la población musulmana de los territorios conquistados permaneció en sus lugares de origen. A los musulmanes que vivían en los reinos cristianos se les llamaba mudéjares, y para mantener ese privilegio debían pagar un impuesto extraordinario.

En Aragón y Valencia la población mudéjar se mantuvo hasta después de la Edad Media, y eso permitió la transmisión de las técnicas de cultivo andalusíes en esas regiones.

En el valle del Guadalquivir la población mudéjar acabó emigrando a finales del siglo XIII hacia el reino de Granada y el norte de África.

Los efectos actuales de la repoblación de las órdenes militares y de los repartimientos son que en los territorios españoles al sur del Tajo predomina la gran propiedad agraria, llamada latifundio, y la población vive concentrada en pueblos grandes y ciudades.



ACTIVIDADES



Copia las preguntas con bolígrafo negro.

Escribe las respuestas en azul.

Deja suficiente espacio para las posibles correcciones con bolígrafo rojo.



1.      ¿Qué es la repoblación?

2.      ¿Cuál de las fases de la repoblación dura más?

3.      ¿Cuál de las fases de la repoblación dura menos?

4.      ¿Qué sistema se usaba en Castilla: la presura o la aprisio?

5.      ¿Qué es el minifundio?

6.      ¿Qué es un alodio?

7.      ¿Qué es un concejo abierto?

8.      ¿Por qué los reyes de León pudieron repartir menos feudos que otros reyes feudales?

9.      ¿Por qué hubo mozárabes que huían de al-Ándalus y se instalaban en la meseta norte durante los siglos VIII, IK y X?

10. ¿Qué era un alfoz?

11. ¿Qué es un caserío?

12. ¿Qué ciudades fueron capitales de reino de Gallaecia?

13. ¿Cuándo ocuparon al-Ándalus los almorávides?

14. ¿Qué significa fundus (palabra latina) en castellano?

15. ¿Cuál fue el último territorio musulmán que quedó en la península ibérica tras la repoblación realizada por repartimientos?

16. ¿Quiénes eran los mudéjares?

17. ¿Por qué los mudéjares pagaban un impuesto extraordinario? Da una respuesta con sentido, por favor.

18. ¿Dónde fue más importante la población mudéjar?

19. ¿Cuáles son los efectos actuales de la aprisio y la presura?

20. ¿Cuáles son los efectos actuales de la repoblación de las órdenes militares y de los repartimientos?



TRABAJO CON EL MAPA



Escribe con bolígrafo negro en la primera zona repoblada: PRESURA Y APRISIO (SIGLOS VIII-X). A continuación, colorea esos territorios con cera o lápiz amarillo.

Escribe con bolígrafo negro en el segundo sector repoblado: REPOBLACIÓN MUNICIPAL O CONCEJIL (SIGLOS XI-XII). A continuación, colorea esos territorios con cera o lápiz naranja.

Escribe con bolígrafo negro en la tercera área repoblada: REPOBLACIÓN DE LAS ÓRDENES MILITARES (SIGLOS XII-XIII). A continuación, colorea esos territorios con cera o lápiz rojo.

Escribe con bolígrafo negro en la cuarta región repoblada: REPARTIMIENTOS (SIGLOS XIII). A continuación, colorea esos territorios con cera o lápiz violeta o lila.

Escribe con bolígrafo negro el nombre de Reino de Granada. A continuación, colorea ese territorio con cera o lápiz verde claro.



[1] Roturar es arar o labrar por primera vez unas tierras o los montes a los que les han quitado su vegetación, para ponerlos en cultivo.
[2] Un caserío es una aldea formada por unas pocas casas, que además suelen estar separadas por los campos de cultivo.
[3] Gallaecia fue el nombre de la provincia romana que se extendía la norte del Duero. El reino que tuvo capital en Cangas de Onís, Oviedo y León mantuvo el antiguo nombre romano hasta el siglo XI.
[4] Los almorávides fueron un movimiento religioso que creó un imperio en el norte de África durante el siglo XI. A finales de esa centuria ocuparon al-Ándalus.
[5] Alfoz es el nombre que se daba durante la Edad Media al territorio extramuros asignado a una villa durante la repoblación concejil. Esto incluía a las pequeñas aldeas y zonas rurales que dependían de las autoridades municipales de la villa.
[6] Los fueros locales, fueros municipales o fueros son el conjunto de leyes y libertades entregados a los repobladores de una villa, es decir, una población sin señor o cuyo señor directo es el rey. En estas leyes se detallan las libertades, como la elección de alcalde, tributos a la corona, la obligación de prestar auxilio a la mesnada real con peones (infantes) y caballeros villanos, y muchas prerrogativas que hacían al hombre de la ciudad más libre que el campesino de régimen feudal. A cada uno le correspondía, aparte de la ciudad o villa, un alfoz o territorio, que contaba con varias aldeas y municipios, dependientes de la villa principal. La población tenía un concejo, que gobernaba, y representaba a la ciudad en las cortes. El concejo tenía gran poder sobre el alfoz y la ciudad. Cabe aclarar que una villa es aquella población con capacidad de hacer justicia (juzgar, detener y ajusticiar o imponer penas).
[7] Un latifundio es una propiedad agraria de gran extensión. La palabra viene del latín. Latus significa ancho, grande y Fundus significa finca, terreno. El propietario de un latifundio es el gran propietario o latifundista.

Barbecho: Tierra de labor que no se siembra en uno o más años para que descanse y se regenere.

No hay comentarios:

Publicar un comentario