viernes, 26 de septiembre de 2014

Diferencias entre el Antiguo Régimen y el sistema liberal

Diferencias entre el Antiguo Régimen y el sistema liberal


Definimos el Antiguo Régimen como el sistema político propio de la Edad Moderna. “Antiguo Régimen” fue la expresión que utilizaron los revolucionarios franceses para designar la sociedad que querían cambiar. Frente al Antiguo Régimen el Liberalismo es un sistema político que defiende la libertad de los individuos.


La sociedad del Antiguo Régimen se basaba en la desigualdad. Estaba dividida en tres estamentos (nobleza, clero y estado llano), cada uno con un régimen jurídico y económico propio. Mientras que el Liberalismo se caracterizaba por una sociedad de clases y la supresión de los estamentos ya que se estableció la igualdad de todos los individuos ante la ley.


Por otro lado el Antiguo Régimen tenía un sistema económico de base agraria y de subsistencia con una gran importancia de la propiedad colectiva. Mientras que el sector agrario era predominante la industria (de base artesanal) y el comercio tenían una producción más limitada. El comercio que daba más beneficios era el comercio marítimo y a larga distancia, que estaba en manos de la burguesía, un grupo social que generaba mucha riqueza a pesar de su escaso número de miembros, y que era quien prestaba el dinero a los monarcas. La industria se centraba en los gremios de las ciudades. Los gremios eran asociaciones de artesanos que fijaban precios y salarios. El sistema de gremios aseguraba un suministro de productos de calidad pero desanimaba la innovación y la mejora de los productos, además de impedir la competencia entre los artesanos. Por el contrario, en el Liberalismo la actividad económica era libre, la burguesía organizaba la economía, defendía la propiedad privada de la tierra y los negocios, así como la supresión de los gremios que impedían el avance de la economía.


Por último, el sistema político predominante durante el Antiguo Régimen era la monarquía absoluta, es decir los reyes absolutos tenían todos los poderes, gobernaban directamente y dirigían instituciones propias. Además tenían un ejército permanente y una burocracia capaces de imponer las decisiones del monarca por todo su reino. Mientras que el Liberalismo tiene un sistema político basado en los principios liberales, es decir la soberanía no corresponde al rey  sino a la nación, el rey no está por encima de la ley, por lo que debe jurar la constitución y el Estado no es un patrimonio (propiedad) de la Corona sino un conjunto de instituciones. La libertad del individuo es lo más importante, y para que el poder político no dañe esa libertad se va a dividir. La división de poderes propia del Liberalismo separa el poder ejecutivo (el gobierno) del poder legislativo (el parlamento que crea las leyes) y del judicial (los jueces que aplican las leyes a los casos concretos).



En conclusión el Antiguo Régimen se caracterizaba por una sociedad desigual y dividida en estamentos, una economía de base agraria y de subsistencia, y un sistema político predominante que era la monarquía absoluta. Frente a lo anterior el Liberalismo se caracterizaba por la soberanía nacional, la propiedad privada, la división de poderes, la constitución, el sufragio universal (masculino)…

No hay comentarios:

Publicar un comentario