miércoles, 1 de mayo de 2019

Tema 10 El espacio humano en Europa y en España


TEMA 10. EL ESPACIO HUMANO EN ESPAÑA Y EN EUROPA



2. EL MOVIMIENTO NATURAL EN EUROPA Y EN ESPAÑA



2. El movimiento natural en Europa y en España



2.1 El movimiento natural europeo

Europa ha completado la evolución demográfica propia de los países desarrollados. Así, en la actualidad los estados se encuentran en el régimen demográfico moderno, caracterizado por bajas tasas de natalidad y de mortalidad y un crecimiento natural reducido o negativo. No obstante, existen diferencias entre países en la cronología del proceso y en la situación actual.

Cronología del proceso. El comienzo en la transición se situó a mediados del siglo XVIII en Francia, Inglaterra y Escandinavia, mientras en el resto de los países se retrasó hasta finales del XIX o principios del XX. El final de la transición ocurrió en la década de 1950 en los países occidentales, en la de 1970 en los mediterráneos y en la de 1990 en los de Europa central y oriental. Estas diferencias se explican por el distinto grado de desarrollo económico.

En la actualidad. Existen diferencias en el crecimiento natural. Así, los países nórdicos y occidentales, que iniciaron antes la transición, pusieron en marcha políticas de fomento de la natalidad que les han permitido mantener tasas de crecimiento natural positivas. En cambio, los países mediterráneos se encuentran muy cerca del crecimiento negativo, y los de Europa oriental, sobre todo los antiguos países comunistas, presentan un crecimiento natural negativo.



2.2 El movimiento natural español

El régimen demográfico antiguo se mantuvo hasta principios del siglo XX. La natalidad era alta, pues no existían anticonceptivos eficaces y se necesitaba a los hijos para trabajar en el campo y mantener a los padres. La mortalidad, general e infantil, también era elevada, debido a la mala alimentación y el atraso de la medicina y de la higiene. Por tanto, el crecimiento natural era bajo.

La transición demográfica tuvo lugar entre 1900 y 1975. La natalidad descendió lentamente y con altibajos, por el paso progresivo hacia una economía industrial y urbana. La mortalidad, en cambio, descendió muy rápido por la mejora del nivel de vida y los avances médicos y sanitarios. Como resultado de este desfase, el crecimiento natural de la población fue elevado.

El régimen demográfico moderno se extiende desde la crisis económica de 1975 hasta la actualidad.

La natalidad ha descendido bruscamente con la inestabilidad laboral, la                        incorporación de las mujeres al trabajo fuera del hogar, la difusión de anticonceptivos eficaces, el retraso de la maternidad y el deseo de las familias de disponer de más ingresos y tiempo libre. El descenso habría sido aún mayor sin la inmigración recibida desde 1995, que elevó ligeramente los nacimientos hasta la crisis de 2008.

La mortalidad se sitúa en cifras bajas gracias a la mejora del nivel de vida, aunque crece ligeramente desde 1981 debido al envejecimiento demográfico. Por tanto, el crecimiento natural es muy bajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario